2012: AÑO DE CRISIS Y DE CAMBIOS DE LIDERAZGOS MUNDIALES

LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL

Fuente: Encyclopeadia Britannica

Fuente: Encyclopaedia Britannica

2012 fue un año tremendamente difícil para los países de la zona del euro, la todavía principal amenaza a la estabilidad económica mundial. Los graves trastornos financieros, los inmanejables déficits y las deudas galopantes volvieron a poner al euro en el banquillo de los acusados a nivel internacional. Un hecho que obligó a la UE a avanzar en reformas estructurales en sus sistemas de integración y hacer mejoras en su modelo de gobernanza económica regional para disciplinar a los Estados, sancionarlos en caso de incumplimiento y controlar los desequilibrios macroeconómicos. De esta manera, un nuevo pacto fiscal quedó sellado a principios del 2012, aún con el voto en contra de Reino Unido y República Checa.

Por su parte, la economía de EE.UU. presentó una espiral de riesgos por la falta de solidez de sus finanzas públicas. La carencia de un pacto fiscal bipartidista hasta ahora sigue amenazando la gobernabilidad económica del país. Un año en el que se dejo ver la crispación política y la persistente debilidad del mercado laboral que se acompañó del juicio de las urnas, en dónde resultó reelecto el presidente Barack Obama hasta el 2016.

En este nuevo orden difuso y multipolar los países emergentes se erigieron en las grandes locomotoras del crecimiento económico mundial, incluyendo a los países BRICS y a otros países de Asia con clases medias más empoderadas y patrones de consumo ascendentes que contrastan con aquellas desinfladas de EE.UU. y Europa. Si bien, estas economías emergentes le pusieron oxígeno a la economía mundial no olvidemos, que le impusieron una fuerte presión a los recursos alimentarios y energéticos globales. Los elevados precios de las materias primas, han sido un factor determinante de la crisis alimentaria global y la mayor demanda energética global ha agravado la problemática del cambio climático, colocando a China como el país de mayores emisiones contaminantes del mundo.

Mientras tanto, América Latina vivió de un mejor momento económico que Europa y EE.UU. Una región beneficiaria de los altos precios de las materias primas y de la demanda agregada de países como China e India, quienes se han convertido en férreos compradores de los productos básicos sobre todo del Sur de América. A pesar de los riesgos a los que todavía nos enfrentamos, probablemente Europa debería de voltear a ver cómo América Latina sorteó la crisis de su deuda y enfrentó la década perdida. Muchas lecciones que ahora el Norte debe extraer del Sur.

DE MÉXICO A RUSIA: LA CUMBRE DEL G-20

G20 INFOLATAM

Fuente: Infolatam

Durante el 2012, México presidió los trabajos del G-20, el foro de gobernanza económico global más importante de nuestros días que tiene como labor principal contribuir a la estabilización de la economía mundial y atender los desbalances globales para prevenir futuras crisis, precisamente cuando el mundo busca sortear la peor crisis económica mundial desde la depresión de 1929 y la que demanda de un liderazgo político al más alto nivel para concertar la toma de decisiones globales.

México ha sido el primer país latinoamericano en presidir los trabajos de G20, a diferencia de Brasil o Argentina. Desde un principio quedo claro que México se tenía que convertir en un interlocutor para fomentar la coordinación de políticas públicas encaminadas a recuperar la estabilidad y crecimiento. Precisamente, uno de los resultados más importantes de la Cumbre de Los Cabos fue la recapitalización del FMI por más de 450,000 millones de dólares, y los avances que se dieron en materia de reforma financiera, incluyendo al Consejo de Estabilización Financiera.

Como país emergente, México también tuvo la iniciativa de ampliar la agenda temática del G20 relacionada con el desarrollo, un factor que encontró continuidad con aquella Cumbre de Seúl, presidida en el 2010 por Corea del Sur y que buscó conectar mejor la cuestión de la estabilización de la economía mundial que abanderan los países avanzados con los intereses y las perspectivas de los países menos desarrollados. Temas como seguridad alimentaria, crecimiento verde e infraestructura también fueron asuntos a los que México les prestó suma atención, al igual que otros como la volatilidad de los precios de las materias primas agrícolas y la inclusión financiera.

De manos de México, Rusia recibió la presidencia del G20, una titularidad que hará gala de una economía emergente, potencia nuclear, membrecía al G8 y los países BRICS, actor central del mercado energético mundial, así como un país con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. En aras de imponer su sello, quizás Rusia tenga como objetivo aumentar el papel de los BRICS en el escenario mundial e incluir los intereses y prioridades de los países emergentes en la gobernanza económica global.

Aún cuando los nudos de la gobernanza económica mundial se encuentran en la delicada situación económica y en una lenta y dubitativa toma de decisiones por parte de los políticos, el caso de Europa, otros riesgos también se hacen latentes, los pendientes de seguir avanzando en una mayor regulación financiera no bancaria y concertar políticas macroeconómicas para fortalecer al sistema monetario internacional, porque algo ha quedado claro con la crisis financiera del 2008, el mercado no lo puede todo.

EUROPA PUESTA EN JAQUE

Durante este 2012, la crisis económica global tuvo efectos políticos cuando se celebraron elecciones y cambios de liderazgos. Las elecciones en varios países europeos como Francia, Grecia y Países Bajos, así como las estadounidenses estuvieron especialmente inscritas en los efectos perversos de la crisis económica mundial.

Hasta el 2012, la crisis de la deuda soberana en la eurozona ha cobrado la caída de siete gobiernos: Sócrates en Portugal, Papandreu en Grecia, Berlusconi en Italia, Zapatero en España, Brian Cowen en Irlanda, Sarkozy en Francia y el primer gabinete de Mark Rutte en Países Bajos. Toda una convulsión política envuelta en la crisis soberana de la deuda que ha puesto de cabeza los principios de la integración supranacional europea, que hasta hace pocos años se presumía como uno de los experimentos geopolíticos y económicos más importantes y vanguardistas del siglo XX.

Image

Fuente: The New York Times

La Francia tutelada hacia la Alemania de Angela Merkel pareció haber llegado a su fin con la victoria de François Hollande y la derrota de Nicolás Sarkozy en la segunda vuelta electoral del 6 de mayo, una jornada que estuvo marcada por la prioridad económica ante el contexto de crisis imperante, el problema de la competitividad de la economía francesa, los ajustes presupuestales, el desempleo y hasta la pérdida de la calificación crediticia AAA. Un descontento social que terminó por inaugurar la primera alternancia después de 17 años de gobiernos derechistas de Francia y que pudiera arrastrar a otros países europeos a girar hacia el socialismo, una prueba de fuego que se desplegará con las elecciones alemanas del 2013.

Las desventuras económicas de Grecia sellaron la inestabilidad política de este país que ha puesto a temblar a toda la estructura del euro. Tsunamis políticos como el descabezamiento del ex Primer Ministro Giorgios Papandreu, elecciones anticipadas y segunda vueltas electorales reflejaron la polarización de la sociedad, el afianzamiento de los partidos extremistas y los arrebatos y fastidios en contra de Angela Merkel. Un país en el que convergen los grandes cuestionamientos sobre el futuro europeo, una disputa inacabada entre los integracionistas y euroescépticos y que pasa por la disyuntiva de recurrir a más o menos Europa para salir de la crisis.

Y hablando de Grecia, no podemos dejar de mirar a Chipre y a su gobierno grecochipriota, que desde el 1° de julio asumió la presidencia de la UE, en un momento decisivo debido a la elaboración del marco financiero para el periodo 2014-2020. Además, tras la convulsión griega, Chipre enfrenta una situación muy alarmante en tém términos económicos, sufre de recesión, desempleo y su alta dependencia de la economía griega la han obligado a pedir un rescate financiero al igual que otros países de la eurozona.

Bajo este contexto, la última víctima más visible del drama europeo se materializó con la caída del primer gobierno de Mark Rutte en los Países Bajos y el posicionamiento renovado que consiguió el ultraderechista Geert Wilders del Partido de la Libertad. Con fama de país rico, estable, comprometido con el saneamiento de sus finanzas públicas y uno de los países más europeístas es que Holanda sorprendió al mundo cuando cayó la coalición de fuerzas políticas sostenida por el gobierno de liberales y demócratas.

LAS ELECCIONES EN EE.UU Y LA RENOVACIÓN DE LA CÚPULA EN CHINA

4 more years
Fuente: @BarackObama

2012 fue un año de elecciones. Las elecciones en Estados Unidos, que tuvieron como objetivo renovar la Presidencia, la Cámara Baja y un tercio del Senado, acapararon la mirada internacional. El duelo Obama-Romney contendió para dirigir a la primera economía mundial, a la maquinaria militar más poderosa de la historia y a la nación que tiene un liderazgo indiscutible en materia de investigación y desarrollo.

En una jornada electoral considerada como una de las más reñidas de la historia estadounidense fuimos testigos de una lucha encarnizada por conquistar los 270 votos del Colegio Electoral que volvieron a dejar la llave de la Casa Blanca en los estados indecisos o “columpio” como Ohio, Florida, Colorado, Virginia, Pennsylvania, entre otros. Unas elecciones que se recordarán por los montos de financiamiento inéditos que se consiguieron a través de los Súper PACs, los comités de acción política autorizados para recibir cantidades ilimitadas de dinero y por el comportamiento del voto latino en los estados en disputa que finalmente favorecieron a Obama. Unas elecciones que nos dejaron ver a un país dividido, ideologizado y encontrado.

Esta jornada electoral quedó enmarcada bajo los determinantes de una economía anémica y pausada que no logró arrojar dividendos ante los ojos y bolsillos de los votantes y que se disputó en dos modelos de países distintos acompañados de visiones dispares en materia económica, política y social y hasta en el rol que EE.UU debe de jugar en el mundo. Diferencias bipartidistas que partieron de una manera opuesta de concebir al Estado y que se reflejan en la articulación de códigos fiscales distintos y desacuerdos de cómo encarar el déficit y la reducción de la deuda nacional.

Xi Jinping fue elegido Secretario General del Partido Comunista Chino
Fuente: The Telegraph

Asimismo, este 2012 fue testigo de una cita histórica, la llegada de la quinta generación de líderes a China y la renovación de la cúpula política con la celebración del XVIII Congreso del Partido Comunista en China para elegir al Politburó y a su Comité Permanente, el cónclave más codiciado por la élite política china que ahora tendrá que definir el rumbo político, económico y social de este país emergente y clave a nivel mundial.

Muchos retos tendrá que enfrentar este cambio generacional en China. La tan sensible y esperada reforma política que le quita el sueño a distintas facciones del gobierno y del partido, los asuntos relacionados con el régimen de libertades y derechos humanos, la galopante desigualdad social en un país que practica el socialismo de mercado y los desafíos que se asoman como segunda economía del mundo y su paso más ralentizado frente a la crisis económica de Occidente. La nueva piel del dragón quedó marcada en este 2012.

Anuncios