Qasem Soleimani en el ticket electoral Trump-Netanyahu


Donald Trump, el presidente de Estados Unidos y Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel se jactan de tener muchas cosas en común. En estos momentos, la consigna más importante de este binomio político de derecha-conservadora es escapar al destino de la justicia en sus respectivos países. Para ello, ambos liderazgos deben hacer todo lo posible para aferrarse al poder y alargar su manto protector.

Sobre Trump, es sabido que el juicio político iniciado en su contra no prosperará en el Senado, pese a la luz verde que consiguió la Cámara de Representantes el pasado 18 de diciembre. El presidente está acusado no por la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos en el 2016 (russiagate), sino por la saga ucraniana, en la que enfrenta cargos de abuso de poder y obstrucción de justicia al haber condicionado un paquete de ayuda militar a Ucrania a cambio de información que pudiera comprometer a Joe Biden, su principal contendiente político, según señalan las encuestas.

De lleno en el convulso Medio Oriente, Netanyahu subyace envuelto en la parálisis política israelí -el próximo 2 de marzo se celebrarán las terceras elecciones legislativas en menos de un año-, el mandamás del partido Likud, quien no ha podido formar gobierno pese a la mancomunidad tejida con los partidos religiosos y ultraortodoxos en el intrincado rompecabezas de la Knesset y que decidió solicitar inmunidad parlamentaria en aras de evitar un juicio por corrupción, tras haber sido imputado por fraude, soborno y abuso de confianza.

En este contexto volátil y de incertidumbre electoral, Trump y Netanyahu encontraron en el asesinato de Qasem Soleimani, el comandante de las fuerzas Quds de la República Islámica de Irán (una unidad de los cuerpos de la Guardia Revolucionaria), la oportunidad para envenenar el ambiente político en Estados Unidos e Israel, a propósito de trabajar a favor de sus intereses particulares: conseguir las dos reelecciones en el 2020 y patear la lata en sus citas con la justicia.

Aunque Israel no ordenó el ataque, Trump no pudo evitar consultar con su máximo aliado del Estado Judío. El caso de Trump con el sistema de justicia estadounidense es mucho más complejo y visible por sus negocios turbios, conflictos de intereses, escándalos sexuales y su falta de transparencia en el pago de impuestos que lo siguen persiguiendo junto con su arrogancia y falta de experiencia en los asuntos internacionales que lo han llevado a desfundar los pilares del orden liberal internacional que cimentaron la paz y estabilidad mundial como producto del fin de la Segunda Guerra Mundial.

Por ello, Trump y Netanyahu no tienen empacho en llevar al límite las tensiones geopolíticas globales y poner en vilo la paz y la estabilidad mundial. El homicidio de Soleimani en Irak, considerado por muchos como una especie de vicepresidente, y una figura todopoderosa y directamente relacionada al circulo íntimo del Ayatola Alí Jamenei, tiene como propósito velado sembrar más inseguridad e infundar miedo en los estadounidenses e israelíes a la hora del voto.

Resultado de imagen para Trump irán qassem
US President Donald Trump and Revolutionary Guard Gen. Qassem Soleimani (AP Photo/ Evan Vucci/Office of the Iranian Supreme Leader). Imagen rescatada del sitio salon.com

Erigirse como los protectores y salvadores de la patria en un caótico y peligroso Medio Oriente es el mensaje con jiribilla que busca ser transado para empoderar el enfoque de la securitización bajo el mando nacionalista en el juicio de las urnas. En otras palabras, la ambición desmedida de Trump para alargar su estancia en el poder y seguir habitando la Casa Blanca está anclado como distractor para evadir su déficit con la justicia estadounidense.

Todo ello en medio del desarrollo de una presidencia insolente, irresponsable y completamente unilateral que no está guiada por principios, valores o intereses nacionales sino en gran medida por incentivos particulares y personales.

De esta manera hemos llegado a un punto de no retorno, pues el ticket electoral Trump-Netanyahu no sólo cobró la vida del modelador de la política exterior expansiva de la República Islámica de Irán, quien exportaba la revolución islámica y chiita en Irak, Siria, Líbano, Yemen y Afganistán para modificar la correlación de fuerzas del Medio Oriente, sino que puede provocar un enfrentamiento militar regional de grandes dimensiones y consecuencias. Una guerra híbrida, por todos los medios y en todos los frentes, que abarcaría opciones convencionales y tácticas no tradicionales.

Precisamente el escenario exhibe todas sus tensiones, en las últimas horas, el parlamento iraquí ha exigido la salida de tropas estadounidenses de su territorio y el régimen chiita de Irán suspendió su participación del acuerdo nuclear que se materializó con el apoyo de la comunidad internacional en 2015. Otra institución dinamitada por Trump hace dos años y ahora por Irán, justamente cuando en el 2020 se cumple el 50 aniversario de la entrada en vigor del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).

En la génesis de todo este enramado destaca la importancia de las elecciones como un acto fundacional no sólo para entender la política local y nacional, sino la matriz geopolítica y la maquinaria de la realpolitik global.

Este texto fue publicado originalmente en Expansión.

Un comentario

  1. Resulta desalentador que Irán (población y dirigentes) entraran directos al garlito. Todo el asunto gira en torno a la reelección, y el sacrificado fue Soliemani, aunque les haya hecho el favorcito de eliminar al Estado Islámico. En el momento más álgido de la crisis, Trump mostraba al mundo lo salvajes (el funeral), lo mentirosos (la salida del acuerdo nuclear), y lo agresivos que son (Irán tomara represalias). La excusa por parte de Trump fue “el ataque preventivo”. Así que, en caso de contra ataque Iraní, Trump quedaba como héroe, pues enfrentaría a los bárbaros. Si no ocurría el ataque, quedaría como el ecuánime líder que mantuvo a raya a los iraníes y con ello evitó una guerra. Frente a sus electores, fue ganar-ganar para Trump… aunque fue él, quien inicio el desaguisado.
    Si bien escaló. Afortunadamente, no pasó a mayores.
    Por otra parte. Me llama la atención (y muy pocos analistas, lo dicen en entrevistas) la nula capacidad de defensa ofrecida por parte de los EUA, a las bases atacada por misiles iraníes. En otro momento esos misiles, habrían sido destruidos en vuelo y nunca hubieran impactado.
    Buen trabajo con la reestructura de la página web, siempre requiere trabajo, cuando hay gran cantidad de data.
    Guapísima de azul, en los programas recopilatorios de fin de año.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: