2021: el ruedo electoral mundial


El shock internacional de la pandemia del COVID19 ha sido un disruptor del calendario político electoral. En el 2020, al menos 75 países y/o territorios tuvieron que posponer sus elecciones nacionales y/o subnacionales. Un conteo preeliminar nos arroja que este año, 77 países acudiran al juicio de las urnas, poco más del 40% del total de miembros de Naciones Unidas.

Este año no revierte gran importancia para la geopolítica electoral, pues ningún miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU celebra comicios. No lo hace ni EE.UU (2020), Rusia (2018), Francia (2022), Reino Unido (2019) o China, éste último país que celebra elecciones indirectas y que hace tres años atestiguó la reelección presidencial indefinida de Xi Jinping. Mientras que ningún país central, sistémico y hegemónico del orden internacional vigilante de la paz y seguridad internacional celebra elecciones en el 2021, sí lo hace Alemania y Japón, dos excepciones dentro de los países del G20.

Precisamente, la elección estelar de este año será la alemana, primera economía europea y la cuarta a nivel mundial. En septiembre la canciller Angela Merkel se retira dejando un legado invaluable, tras 16 años como canciller y dejando a su partido, la Unión Demócrata Cristiana (UDC) como primero en intención de voto.  En Japón, Yoshihide Suga buscará seguir al frente del país nipón como primer ministro, sin embargo, la pandemia ha visto disminuir su popularidad en medio de una posible cancelación de los Juegos Olímpicos.

En Europa, el rally de este año lo inauguró Liechtenstein, y le seguirán otros países como Bulgaria, República Checa, Rumania, Noruega e Irlanda. Sin embargo, los reflectores se concentran en Italia con la dimisión de Giuseppe Conte, quien todavía no convoca formalmente a elecciones, la difícil gobernanza política italiana, que desde 1946 ha atestiguado 66 gobiernos distintos. Países Bajos, será otra cita esperada, pues Mark Rutte renunció a principios de año a causa de un escándalo relacionado con la asignación de ayudas a familias migrantes, pero promete seguir en el cargo, después de que su partido lidera la intención del voto para un cuarto mandato consecutivo. De mantenerse como primer ministro, se convertirá en el líder europeo con más años al frente de un país, sólo por detrás de Angela Merkel en Alemania.

En Asia-Pacífico, Hong Kong robará la atención de cara a la renovación de los 70 asientos del Consejo Legislativo, la mitad de los cuáles serán designados conforme al voto popular, y el resto a través de mecanismos de influencia de Beijing. Con lo anterior, muchos suponen que el movimiento pro-democrático pueda perder terreno cuando la justa electoral se celebra bajo la controvertida Ley de Seguridad Nacional.

Medio Oriente es la región con mayor carga, con elecciones en Israel -sus cuartas en dos años; Irak e Irán, y Siria y Palestina aún por confirmarse. En el primer caso, Benjamín Netanyahu, quien enfrenta cargos por fraude y abuso de confianza, deberá enfrentar a Benny Gantz, su anterior socio mayoritario de coalición y a Gideon Saar, cuyo partido recién formado podría evitar que se asocie con viejos colaboradores. En Irak, tras las protestas de corrupción política y la dimisión del entonces primer ministro Abdul-Mahdi, las elecciones tendrán lugar en medio de la crisis sanitaria, los bajos ingresos por la caída en los precios del petróleo, así como las profundas divisiones sectarias entre chiítas y sunitas y el problema kurdo. Finalmente, en Irán, el pulso del sufragio promete el regreso de los conservadores y principalistas, lo que implicaría una victoria para el Ayatolá, la máxima figura política y religiosa del país, en consonancia con el nuevo sello que Joe Biden le imponga al programa nuclear.  

En América Latina, los tres grandes: Brasil, México y Argentina no celebran elecciones presidenciales, pero en el caso de los últimos dos se renovará su congreso, al igual que El Salvador. Sobre los cambios de liderazgo, el ruedo inicia en Ecuador, donde Lenín Moreno optó por no postularse para la reelección al igual que el expresidente Rafael Correa, siendo Andrés Arauz y Guillermo Lasso los principales contendientes. Perú, siguiente en la lista, pretende que los comicios de abril produzcan estabilidad política, pues el país acreditó tres presidencias distintas en una semana, tras los embates del juicio político en contra de Martín Vizcarra.  

En Nicaragua, Daniel Ortega posiblemente conseguirá su cuarto mandato consecutivo, pues una controvertida ley en diciembre del 2020 prácticamente imposibilita que la oposición pueda contender. Las elecciones en Honduras estarán marcadas por la despedida del presidente Juan Orlando Hernández, cuya reelección en 2017 fue muy criticada por la comunidad internacional. Por último, Chile, cuyas elecciones son precedidas por la decisión popular vía plebiscito de adoptar una nueva Constitución, y cuyo gobierno enfrenta uno de los peores índices de popularidad del mundo.

Finalmente, en África, Uganda ya celebró elecciones en las que Yoweri Museveni, presidente desde 1986 fue reelecto, pese al alegato de fraude. Otras elecciones a considerar son Somalia, Cabo Verde, El Congo, Chad, Zambia y Etiopia, este último país sede de la Unión Africana, y cuyo presidente fue galardonado en 2019 con el Premio Nobel de Paz, pero que ahora parece desviarse y tomar el camino de la autocracia con la intervención militar en la región de Tigray.

Este texto fue publicado originalmente en el sitio Expansión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: