LOS NUDOS DE LA GOBERNANZA ECONÓMICA GLOBAL

El mundo atestiguó una nueva Cumbre del G20 en Rusia con la asistencia de Jefes de Estado y de Gobierno de las ocho economías más industrializadas del orbe (G8) y otros 11 países considerados clave por su posicionamiento geopolítico, económico y regional, (entre ellos economías emergentes) que en conjunto con la UE representan el 90% del PIB mundial, el 80% del comercio global y el 64% de la población del planeta. Un foro que refleja la nueva distribución del poder económico mundial, cuyo parteaguas se cimbró con la crisis financiera del 2008 y bajo la necesidad de sortear una reforma al sistema económico global para evitar incurrir en nuevos desbalances.

FUENTE: Color ABC

Los temas pendientes del G20 son muchos. Los desequilibrios fiscales y financieros siguen prevaleciendo y las perspectivas de crecimiento económico y desarrollo social son poco halagueñas tomando en cuenta el descalabro mayúsculo en la eurozona. La economía global continua bajo un transe delicado afectando las variables del empleo, el comercio y la recuperación de los países avanzados y ralentizando aún más el dinamismo de las economías emergentes. Si bien hay que reconocer que la UE ha demostrado avances en la adopción y aplicación del pacto fiscal y la creación del Mecanismo Europeo de Estabilidad, no dejemos de advertir lo que dio a conocer la Eurostat: la zona del euro salió oficialmente de la recesión registrando un crecimiento del 0.3% en el segundo trimestre del 2013, pero ello no quiere decir que se ha superado la crisis.

En medio de una gobernanza económica global endeble e incompleta, la Cumbre de Los Cabos en México logró la recapitalización del FMI por más de 450,000 millones de dólares, un ingrediente sustantivo para avanzar hacia la construcción de una nueva aquitectura financiera mundial. No obstante estas prioridades existe otra constelación de temas que surgieron en nombre de los intereses de las economías emergentes. Bajo las presidencias del G20 de Corea del Sur y de México, los temas del desarrollo y las demandas insatisfechas de los países menos adelantados ganaron terreno y cuestiones como el cambio climático, seguridad alimentaria, infraestructura y crecimiento verde se insertaron en la agenda.

Séptima cumbre del G20 en Los Cabos, Baja CA Sur, México. FUNTE: Loscabosjournal.com

México, el primer país latinoamericano en presidir los trabajos del G20 y el segundo país emergente en hacerlo también ha mostrado un fuerte interés por expandir el diálogo representativo de las naciones de América Latina y de otros países de África, considerando el enorme peso de los europeos. En su oportunidad, Chile y Colombia, así como Camboya y Benín fueron países invitados a participar durante nuestra presidencia. De manera paralela, México abonó hacia la inclusión del diálogo con otros actores de la sociedad como el sector empresarial, la academia, los jóvenes y la sociedad civil.

Los nudos del G20 residen en la búsqueda de consensos en temas difíciles y muy espinosos, donde se transan intereses, ángulos distintos y posicionamientos de los grandes poderes mundiales que están anclados a criterios geopolíticos, económicos, y a coyunturas determinadas. Muchos ponen en duda su eficacia, su falta de resultados y su debilidad como órgano no vinculante, aquel que no sanciona la falta de cumplimiento. ¿Debemos de repensar el trazo institucional del G20?

De manos de una economía emergente a otra es que la presidencia del G20 cambió de estafeta. En esta ocasión Rusia fue la protagonista principal de los temas pendientes de la gobernanza económica global. No olvidemos el posicionamiento que ha alcanzado el gigante de cuña zarista, aquel que participa como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, miembro del exclusivo club del G8 y los BRICS y mismo que presume su ingreso reciente a la OMC. Además, sus atributos de potencia energética y de mandamás nuclear se combinan para que Moscú pueda presumir su talla y peso en el escenario mundial.

FUENTE: wikipedia.org

Bajo su presidencia, Rusia ha enfocado sus esfuerzos para desarrollar medidas que alienten el crecimiento económico y la creación de empleo. Temas como la necesidad de acrecentar los financiamientos para las inversiones productivas, mejorar los sistemas de regulación, la confianza en el sistema económico mundial y transparencia de los mercados estuvieron presentes, al igual que la revisión de la estructura de gobierno del FMI y de la cuotas a distribuir en las economías emergentes.  En este tenor, hubo un asunto que robó cámara: la problemática de los paraísos fiscales.

Frente a un escenario de arcas vacías y de crisis de la deuda en la UE, los pequeños países han servido de refugio y protección de inversionistas y empresas que aprovechándose de esquemas normativos laxos evaden impuestos a los fiscos. Considerados por muchos como los “agujeros negros de la economía globalizada” estos reductos también son causa de pobreza, subdesarrollo y desigualdad. Tan sólo en Europa se pierde anualmente 1 billón de euros debido a la evasión fiscal, según José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, al tiempo que la OXFAM advierte que al menos 18.5 billones de dólares se ocultan en paraísos fiscales en todo mundo.

Los “Agujeros Negros” también son causa de pobreza, subdesarrollo y desigualdad. FUENTE: Web Islam

No perdamos de vista que gracias al secreto bancario algunas instituciones financieras no están obligadas a revelar el nombre de los dueños de las cuentas ni los activos que disponen, por ello los países del G20 han decidido librar la batalla contra los paraísos fiscales e imponer sanciones a los evasores y de esta manera aumentar los impuestos y la recaudación que a su vez, pellizca las actividades ilícitas del tráfico de estupefacientes, contrabando de armas, lavado de dinero y corrupción. Se trata de un tema espinoso que tendrá que enfrentar su más dura prueba a la hora de materializar las grandes dosis de voluntad política que deben mostrar tanto los países industrializados como emergentes.

 

LOS DESCALABROS ENTRE EE.UU. Y RUSIA

El G20, el foro de gobernanza económica mundial más importante de nuestros días se ha visto impactado por las relaciones difíciles y tirantes que se han desarrollado entre Rusia y EE.UU. Los reveses y las provocaciones se han dado en la esfera de la seguridad nacional de EE.UU. y en los embates de la política internacional. El caso de Snowden y la cancelación de una reunión programada entre Obama y Putin en el marco de la reunión del G20 en San Petesburgo fue prueba de ello y más adelante los divisores que se desarrollaron al calor de un posible ataque militar a Siria.

Barack Obama y Vladímir Putin. FUENTE: Cuba Debate

La presidencia de Rusia del G20 ha incrementado el ambiente de incomodidad y desconfiaza de Washington. La concesión de asilo temporal por parte de Moscú a Edward Snowden el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. fue un acto que enfureció a la clase gobernante de la Unión Americana, quienes lo consideran un “fugitivo que pertenece a los tribunales de EE.UU. y no un hombre merecedor de asilo en Rusia”. El hecho de que Moscú tenga en su poder a la persona que haya desvelado la trama de espionaje masivo de las comunicaciones por los servicios secretos estadounidenses compromete la seguridad nacional de la todavía superpotencia.

Aquí una pequeña cronología del caso Snowden. FUNTE: La Razón

Los desencuentros entre los antiguos países rivales arrecian desde el momento que EE.UU. tiene que enfrentarse con el “hombre fuerte de Rusia”, Vladimir Putin que es considerado un jugador de primera talla en el orden geopolítico global. Precisamente, el gesto de asilo a Snowden reafirmó la independencia de su política exterior, fortaleció su imagen interna como líder nacionalista y desafió el poder decisivo que EE.UU. ejerce en el mundo. No obstante la catarsis bilateral con el caso Snowden, otros focos rojos también han estado presentes como el tema del controvertido programa nuclear de Irán.

“Snowden debe sentirse seguro en Rusia: Putin” FUENTE: Acento.com.do

Sin embargo, esta cumbre apareció desangelada y opacada por un tema que no estaba en la agenda oficial de trabajo: Siria, el más reciente dolor de cabeza entre Barack Obama y Vladimir Putin. Rusia es un aliado del presidente de Siria, cuenta con la base naval de la ciudad costera de Tartus y le vende armas al régimen de Bashar al Assad, mientras que EE.UU. respalda, financia y exporta armas junto con otros países occidentales a los rebeldes y opositores sirios. La misma Rusia con capacidad de veto en el Consejo de Seguridad y con la anuencia de China se han negado una y otra vez a condenar al régimen assadista y a sostener un ataque militar en contra de Siria.

FUENTE: Nuevaprensa.net

La encrucijada siria puso de cabeza la Cumbre del G20 en Rusia. Este foro de gobernanza económica global en el que formalmente no se discuten los temas de política internacional o de la agenda de seguridad colectiva global se vio forzado a alinearse a uno de los momentos de coyuntura más importantes del 2013 ¿Una lección para que el grupo de países más poderosos del mundo, incluyendo a las naciones emergentes, propicien reformas en el seno del G20?

@RinaMussali

Anuncios

CROACIA: UN NUEVO MIEMBRO EN LA FAMILIA EUROPEA

Con el sueño de evitar más guerras y destrucción y asegurar la prosperidad económica es que el experimento geopolítico europeo que inició a mediados del siglo XX sigue expandiendo su territorio y número de habitantes con nuevas oleadas de ingreso. Precisamente a casi 20 años del inicio de la guerra de los Balcanes, Eslovenia y Croacia ya forman parte del propósito más ambicioso de paz que se haya implementado en la historia del mundo.

Después de un camino largo y lleno de obstáculos y contrariedades, el proceso de integración comunitaria avanzó con la aprobación del Tratado de Maastritch en 1992 y más adelante con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en el 2009. Con estos mandatos la Unión Europea (UE) obtuvo una nueva identidad, se introdujeron reformas institucionales que buscaron mejorar su funcionamiento interno y hacer más visible su actuación en el mundo, así como permitir futuras adiciones a la Europa de los 27. De esta manera, la UE atrajo la entrada de los países de Europa del Este, así como la adhesión en 2004 de Chipre, Estonia, Letonia, Lituania, entre otros. Todo un proceso que estuvo aparejado de la adopción del euro, la segunda moneda más utilizada del mundo después del dólar.

FUENTE: FCPyS UNAM

Bajo un contexto de efervescencia, los países balcánicos que conquistaron su independencia después de la desintegración de la ex República Federal Socialista de Yugoslavia buscaron su entrada a la UE. Precisamente, Croacia tejió su consolidación nacional y la reestructuración de sus relaciones internacionales con base en el acercamiento euroatlántico, uno de los pilares fundamentales de su política exterior. Su ingreso a la ONU en 1992 y su participación como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad en el bienio 2008-2009, así como el activismo mostrado en diversas operaciones de mantenimiento de paz han contribuido a estrechar sus lazos con EE.UU. y la UE, una trayectoria difícil de comprender si esquivamos otro de sus pasos clave: su ingreso a la OTAN en 2008.

Después de una larga batalla, Croacia se estrena como nuevo socio de la UE, el país número 28 en ingresar al mayor organismo supranacional del mundo, que no vive sus mejores momentos, tras enfrentar la peor crisis económica desde la década de 1930. Siguiendo los pasos de Eslovenia, Croacia será la segunda exrepública yugoslava en ingresar a este club después de seis largos años de negociaciones. Finalmente el Bundestag alemán (Cámara Baja) aprobó el ingreso de Croacia a la UE, el último país que ratificó el tratado de acceso.

La bandera de la UE y la de Croacia ondean en un edificio del gobierno en Zagreb. FUENTE: ABC

Giran muchas interrogantes alrededor del ingreso de Croacia a la familia europea. Desde el punto de vista del viejo continente: ¿Ha llegado el momento de que la UE cierre temporalmente sus fronteras ante la crisis económica que arrecia? ¿La UE deberá de recuperar el crecimiento económico antes de que pueda admitir a nuevos miembros y conceder miles de millones de euros en fondos estructurales y de cohesión? Por otro lado, el dilema croata se disputa en la siguiente pregunta ¿Cobra sentido formar parte de la UE cuando vive un “momento negro” en su historia o habría que apostarle a la carta integracionista, confiar en el proyecto y hacer a un lado los malos augurios?

Croacia escribe un nuevo capítulo en su joven historia como país independiente pero no podrá desmarcarse del momento tan crítico en que se materializa su ingreso a la UE. El creciente euroescepticismo sigue irrumpiendo la vida política de muchos países y los socios del viejo continente están divididos entre la gran disyuntiva de la “austeridad o crecimiento”. Además, la fuerza del nacionalismo se multiplica en toda la Unión bajo agrupaciones políticas de extrema derecha o extrema izquierda que encuentran en la desigualdad y el desempleo juvenil la mejor arma para desganar a los paneuropeos. No releguemos los casos más sintomáticos que cuestionan la efectividad de la Unión Europea como el referéndum convocado por David Cameron en 2017 para decidir si Reino Unido continúa o no en este esquema de integración regional.

LOS DESAFÍOS DE CROACIA EN LA UNIÓN EUROPEA

 Croacia ha sido un país que ha tardado años en cerrar los saldos de la guerra, los conflictos fronterizos y el odio étnico. Su frágil situación económica ha sido mayormente expuesta debido a la crisis financiera global del 2008, que puso al desnudo las fallas económicas de la Yugoslavia comunista y el difícil transe en dos décadas de independencia. Un país precario, que basa sus principales ingresos en el turismo y que hoy padece de la contracción del mercado interno europeo que lo hacen prolongar su despegue económico.

FUENTE: Mundo Explora

Muchos miran el ingreso de Croacia a la UE como la oportunidad de oro para inducir reformas políticas y económicas pendientes. Una alineación de Croacia a todo el acervo comunitario como los tratados, legislaciones y resoluciones tendrán que forzarlos a reformar sus esquemas regulatorios, modernizar sus parámetros legales y actualizar su sistema de justicia, así como enfrentar la corrupción que se desgaja de manera alarmante, encontrando eco reciente con la condena al exprimer ministro Ivo Sanader por apropiación indebida de capitales y sobornos.

Aunque muchos ciudadanos se muestran cabizbajos y apáticos de la entrada de su país a la UE, no olvidemos que Croacia ha recibido ayuda financiera y técnica en su fase de pre-adhesión y más adelante como candidato oficial. Además se tiene previsto que a partir del 1º de julio tendrá acceso a mayor financiamiento comunitario, entre 1.200 y 2,000 millones de euros anuales, según estimaciones europeas para invertir en proyectos de desarrollo e infraestructura relacionados con el sector energético, ferroviario, transporte y medio ambiente, entre otros. Todo este esfuerzo comunitario seguramente le concederá la etiqueta de “país seguro” y listo para recibir cuantiosos recursos de inversión extranjera, justamente cuando sufre de una de las tasas más altas de desempleo juvenil en Europa.

Una encuesta muestra que el 40% de los croatas se oponen al ingreso de Croacia a la UE FUENTE: Verdad Ahora

Quizás el ejemplo más cercano y conocido para los croatas sea la experiencia de adhesión de Eslovenia a la UE, un país que formó parte de la antigua Yugoslavia y que ingresó hace nueve años a este esquema de cesión voluntaria de soberanía y en el que destaca su adhesión a la eurozona en 2007. Sin embargo, al mirarse en el espejo de sus vecinos los croatas están conscientes de que las cosas no serán fáciles y que no se podrán capitalizar beneficios en el corto plazo, sobre todo cuando Eslovenia está viviendo momentos de gran tensión ante el temor de ser rescatada por sus socios comunitarios lo que la ha obligado a implantar duros programas de austeridad ocasionando una ola de disturbios y manifestaciones ciudadanas.

Quizás el referéndum de enero del 2012 nos devela el dilema que vive Croacia. La población decidió concederle su visto bueno al ingreso de la UE con más del 60% de los votos, aunque cabe observar que se registró una gran abstención en dicha consulta ciudadana. Mientras que las grandes fuerzas políticas y económicas aplauden la decisión, los jóvenes parecen no tomar la noticia con gran ánimo y entusiasmo y las agrupaciones políticas de tendencia extremista piensan que la pertenencia a la Unión ya no es equivalente de mayor prosperidad.

Por otro lado, Montenegro solicitó formalmente su ingreso a la UE en 2008 y Serbia lo hizo en 2009. Recordemos que hubo varios condicionantes comunitarios impuestos a Belgrado para su posible ingreso a la familia europea, entre ellos la captura y entrega de criminales de guerra como Ratko Mladic y Goran Hadzic, un esfuerzo que se materializó hasta el 2011; lo que les permitió acelerar su carrera hacia la integración europea, sin embargo, varios expertos señalan que su ingreso al club tendrá que esperar hasta el 2020.

LAS ELECCIONES EN FRANCIA Y EL REGRESO DE LOS SOCIALISTAS, mayo de 2012

El momento de la verdad llegó a Francia en la primavera 2012, cuando se celebraron las elecciones presidenciales programadas en dos vueltas: la primera el 22 de abril y la segunda el 6 de mayo. La carrera hacia el Elíseo estuvo nutrida de una decena de candidatos que se disputaron en medio de la crisis económica europea, los planes de austeridad, las reformas estructurales, el alto nivel del desempleo y cifras récord en materia de abstencionismo. Como lo predecían la mayoría de las encuestadoras, hubo un voto dividido el 22 de abril. Algunos sondeos colocaban a Sarkozy con una ligera ventaja en la primera ronda pero le daban la victoria final a Francois Hollande, el candidato socialista que finalmente tomó posesión como el vigesimocuarto presidente de Francia el 15 de mayo.

Resultados de las elecciones en Francia.</p><br /><br /><br /><p>Fuente: El País

Resultados de las elecciones en Francia.
Fuente: El País

François Hollande, el relevo del Partido Socialista que supo capitalizar el vacío de poder que dejo Dominique Strauss-Kahn, el ex Director del FMI y quien fuera el gran favorito para arrebatarle la corona a Sarkozy, no terminó por seducir del todo al electorado francés, dando como resultado a una segunda vuelta reñida. Aún cuando las encuestas lo favorecían, su personalidad gris y de poco realce que contrasta con la figura del “hombre fuerte de Francia” lo obligan a reivindicar el legado de Miterrand, la última carta de juego para despuntarse de su rival. Reformar el sistema bancario francés, aumentar los impuestos para los más ricos, luchar contra la especulación financiera y distribuir de manera más equitativa la riqueza, fueron algunas de las ofertas claves de su campaña.

Nicolás Sarkozy, el Presidente que logró preservar a los bancos galos de la bancarrota durante el 2008, a costa del crecimiento anémico en Francia y de un alto desconcierto social, impulsó durante los últimos meses de su mandato un paquete de reformas económicas que incluyeron el aumento del IVA, una reforma a la edad de jubilación y la aplicación de una tasa impositiva a las transacciones financieras, medidas que cohabitan con un mayor nacionalismo comercial, como la propuesta de introducir el Buy European Act. Fueron los candidatos anti-sistema como Marine Le Pen, la Presidenta del ultraderechista Frente Nacional Francés y Jean Luc-Mélechon, de la izquierda radical, quienes capitalizaron el voto del descontento, de los inconformes y víctimas de la crisis, desencantados de los partidos tradicionales.

Después de la tragedia de Toulouse, una de las crisis terroristas más graves de las últimas décadas en Francia nuevos temas saltaron en la agenda electoral. El tema económico fue desbancado por el tema de la seguridad y del terrorismo islamista, quizás la oportunidad que estaba esperando Sarkozy para despegarse del casi empate técnico que lo encadena a Hollandeen una primera vuelta. Si bien los ataques terroristas le otorgaron un empujón a Sarkozy, no marcaron la diferencia para ganarle a los socialistas en una segunda ronda, a pesar del ejemplo de lo sucedido en España en 2004, cuando la matemática electoral se volcó con los ataques mortíferos a los trenes de Madrid.

La tragedia de Toulouse ocurrió cuando Mohammed Merah, un fundamentalista islámico, abatiera a 4 civiles y 3 soldados en la escuela judía Ozar Hatorah, además de dejar 5 heridos. Estos hechos le dio a la campaña de Sarkozy un último empujón que no fue suficiente para derrotar a Hollande.</p><br /><p>Fuente: Yahoo News

La tragedia de Toulouse ocurrió cuando Mohammed Merah, un fundamentalista islámico, abatiera a 4 civiles y 3 soldados en la escuela judía Ozar Hatorah, además de dejar 5 heridos. Estos hechos proveyeron de un último empujón a la campaña de Sarkozy que no fue suficiente para derrotar a Hollande.Fuente: Yahoo News 

La jornada electoral en Francia levantó expectativa en toda Europa y sobre todo en la Alemania de Angela Merkel, quien participó en varios mítines electorales del Presidente Sarkozy. La pareja “Merkozy” que jugó un papel pivote para enfrentar la crisis económica en la eurozona, compartía una visión europeísta que marca distancia frente a la socialdemocracia europea. El mismo Hollande, apoya una renegociación del Pacto Fiscal firmado por 25 países de la UE. ¿Es posible que la victoria definitiva de los socialistas en Francia cambie el ciclo político europeo que hasta ahora está volcado hacia la derecha? ¿Nos acercamos a una nueva marea política o falta esperar el dictado de las elecciones en Alemania el 22 de septiembre de 2013?