Covid19: ¿hacia un Brexit sin acuerdo?


Se cumplen cuatro años de que los británicos votaron a favor de abandonar la Unión Europea (UE), la fecha fatídica que marcó un terremoto político y económico en la geopolítica europea y en el curso de la política internacional. El Brexit se formalizó el 31 de enero de 2020, fecha en que inició un periodo de transición de once meses (con posibilidad de extenderse hasta dos años) para alcanzar un acuerdo sobre la relación futura. El tiempo transcurre, y con poco más de seis meses de que se cumpla el deadline, aumentan las posibilidades de un Brexit sin acuerdo; más aún cuando el primer ministro Boris Johnson mantiene su abierto rechazo para extenderlo. Después de todo, el premier busca cumplir su promesa de campaña: Get Brexit Done.

Conseguir un acuerdo para evitar más contratiempos en el desempeño económico resulta imprescindible en un mundo COVID -se trata del peor colapso de los últimos 300 años, tal y como lo advierte el Banco de Inglaterra-. Sin embargo, la misma pandemia lo ha complicado todo. En primer lugar, porque Michael Bernier, el negociador europeo del Brexit, y Boris Johnson contrajeron el virus; aunado a la confirmación del confinamiento voluntario de David Frost, jefe negociador británico. Con ello, se alebrestó una cadena de disrupciones que alteraron los tiempos originales del calendario negociador.

A la primera ronda negociadora celebrada de forma presencial, le siguió un receso de seis semanas; y posteriormente tres rondas por videoconferencia. De acuerdo a varios reportes de prensa y de sitios especializados no se han logrado avances sustantivos, debido a la negociación de temas sensibles como aquellos que refieren a los derechos de pesca, las ayudas estatales a las empresas, derechos de los trabajadores y normas medioambientales.

Además de las rondas negociadoras, recientemente hubo una reunión de alto nivel. El pasado 15 de junio, Boris Johnson sostuvo un encuentro virtual con los presidentes de la Comisión Europea, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo en un intento por desbloquear las negociaciones entre la UE y el Reino Unido. Según un comunicado de prensa, Johnson confirmó que no buscará permanecer en el mercado único del bloque comunitario. Pero durante la reunión, él y los líderes de la UE también acordaron la necesidad de “intensificar” las conversaciones y asegurar “un nuevo impulso para llegar a un acuerdo aumentando la frecuencia de las negociaciones comerciales de mensual a semanal”.

Dado que la UE es el principal socio comercial del Reino Unido, Londres está interesado en concertar un arreglo, particularmente a la luz de la profunda recesión del país a causa del tsunami pandémico. Del mismo modo, Reino Unido representa un destino clave de exportación para los países del norte de Europa, lo que significa que Bruselas también desea alcanzar una solución negociada. El tiempo es corto, pero la formula pasaría quizá por buscar un acuerdo limitado en lo comercial, y con ello evitar las normas que establece la Organización Mundial del Comercio (OMC) para terceros países, en aras de negociar posteriormente aspectos adicionales y más complejos de su relación bilateral sobre política, cooperación y seguridad.

Otro punto a considerar, es el coctail de tensiones que ha provocado la geografía política del Brexit, la desunión generada entre los cuatro países individuales de Reino Unido: Inglaterra y Gales votaron por abandonar la UE (53% y 52.5% respectivamente); mientras que Escocia (62%) e Irlanda del Norte (56%) votaron por permanecer. Vale le pena recordar, que Escocia celebra elecciones generales el próximo año y el avance o retroceso en la consecución del Brexit podría fortalecer o bien desanimar los ánimos independentistas, aunado a que se pondrán de relieve otras divisiones entre áreas metropolitanas y rurales; y diferentes grupos de edad y clases sociales. Ahora, poco más de la mitad de los británicos, el 54%, cree necesario que el gobierno debería solicitar una extensión del período de transición, de acuerdo con la casa encuestadora Ipsos MORI.

Sin una fecha precisa para celebrar una quinta ronda negociadora hasta el momento, el Financial Times señaló que en próximos días se revelarán los detalles del nuevo plan británico para materializar el divorcio del bloque comunitario europeo; considerando que Bruselas buscará alcanzar un acuerdo para finales de octubre, dado que se requiere tiempo para conseguir la ratificación parlamentaria.

En la declaración política del Brexit, negociada por el gobierno anterior del Reino Unido (encabezado por Theresa May), se preveía un Reino Unido fuera de la órbita europea, pero con un espíritu colaborativo. No obstante, Boris Johnson, sus ministros y demás funcionarios, destacaron una postura mucho más distante y tirante con Bruselas. Como fuere a terminar, con o sin acuerdo, la perspectiva de una ruptura debilita al continente en un momento de emergencia sanitaria y pandemia; cuando Trump -el gran aliado de Johnson- vive horas bajas en Estados Unidos; al tiempo de que China y Rusia cobran mayor protagonismo en el tablero de la geopolítica global.

3 comentarios

  1. La gran pregunta. ¿Cuál es la política-económica, a que está apostando Boris Johnson, por la salida de la UE? Pues efectivamente, no es secreto para nadie, que en el discurso Johnson siempre se decantó, por un Brexit duro, sin acuerdo… cada quien con sus canicas y “si te vi, ni me acuerdo”. Así que los británicos (tanto gobierno, como población), seguramente tienen perfectamente claro, que es eso, que les va a redituar, mucho más que su participación en la UE y por supuesto, sacarlos adelante, en el periodo de crisis económica post-pandemia. De igual manera, no hay que olvidar, la presión que está ejerciendo China, sobre Hong Kong y la capacidad de respuesta, que pueda ejercer efectivamente, el Reino Unido, por el antiguo territorio de ultramar y que no le represente una carga.
    Buenas participaciones en webinars, tanto como participante, como moderadora.
    En medio de la pandemia, que sigue en crecimiento, tenemos un temblor, del que espero no tengas nada que lamentar y todo quede en la anécdota. #SoyFan Saludos.

    Me gusta

    1. En efecto, las elecciones de diciembre de 2019 le dieron a Johnson mucho más margen de maniobra para dirigir al país en la dirección que el quisiera, incluida la salida del mercado único sin un acuerdo comercial. No obstante, cuanto más grave y “tangible” sea la recesión económica, más probable será que Londres llegue a un acuerdo con Bruselas, incluso si eso significa retroceder en cuestiones como los derechos de pesca o la alineación del mercado único. Por su puesto, ello también aplica de forma inversa: a Bruselas también le conviene tener un acuerdo con RU. Habrá que esperar y “pagar por ver” quién dará la primera concesión al respecto.

      Me gusta

  2. La catástrofe sería, que lejos de buscar un bien común, pareciera que los gobiernos se aprovechan hasta de la peor de las situaciones y crisis, buscando bienes hasta personales

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: