EL VOTO LATINO: ¿LA CLAVE DE LA REFORMA MIGRATORIA EN EE.UU?


Los patrones demográficos en EE.UU. se convirtieron en uno de los rasgos más definitorios de la contienda electoral que permitieron que Barack Obama conquistara un segundo mandato. El presidente consiguió la reelección gracias a la gran coalición de votantes que lo apoyaron: las minorías afroamericanas, asiáticas e hispanas; así como las mujeres y jóvenes que compensaron el declive del voto del hombre blanco anglosajón. Con muchos factores en contra y con una clara apuesta por la demografía, es que el presidente número 44 de EE.UU. logró sortear los grandes obstáculos que se le enfrentaban como el crecimiento pálido de la economía, una alta tasa de desempleo y una oposición neoconservadora que aprovechaba casi todas las ocasiones para tildarlo de socialista.
Parte de la campaña de Obama hacia la comunidad latina.Fuente: Latinos for Obama

Parte de la campaña de Obama hacia la comunidad latina.
Fuente: Latinos for Obama

Esquivar el perfil demográfico del país quizás fue el mayor error del partido republicano en la jornada electoral. Hay cifras que señalan que EE.UU. ya no es el mismo, que asume otra cara de la multiculturalidad con fuerte predominio de los latinos, la minoría de más rápido crecimiento en la Unión Americana. Tal y como lo recoge Jorge Ramos en uno de sus artículos, “Uno de cada dos bebés en California es latino y el resto del país va en la misma dirección”, “En el 2018, la mayoría de los bebés que nazcan en este país no serán blancos”. Ciertamente, la revolución demográfica en EE.UU. está siendo acompañada del capital político que los latinos están sabiendo acumular y que tuvieron como botón de muestra las elecciones del pasado 6 de noviembre en el todavía país más poderoso del mundo. La fuerza latina que muy posiblemente pueda engendrar el próximo presidente de EE.UU; ya sea con raíces caribeñas, centroamericanas o latinoamericanas en general.
Fuente: Latinos for Obama

Fuente: CNN

Podemos entonces decir que los grandes protagonistas de las elecciones presidenciales en EE.UU. fueron los latinos, que finalmente declinaron la balanza en Florida, Nevada, Colorado y Virginia: los estados en disputa y más codiciados en la contienda. El voto latino que logró crecer en cuatro escaños la Cámara de Representantes y un asiento más en el Senado y que castigó a miembros del ultraconservador Tea Party, como los senadores Richard Murdock, Tod Akin y Scott Brown, quienes perdieron sus puestos debido a sus posiciones anti-latinas, partidarios de la auto-deportación y de replicar la Ley SB 1070 de Arizona, así como prohibir las ciudades “santuario” donde no se criminaliza a los inmigrantes con base en perfiles raciales. La formula Romney / Ryan no supo materializar el enojo de los latinos en contra de Obama, el presidente que no cumplió su promesa de campaña sobre la reforma migratoria en su primer año de gobierno.
.
Uno de los pocos intentos del candidato Mitt Romney para apelar al electorado latino fue un comercial con su hijo Craig hablando en español.
Fuente: Youtube.
:
El gran aprendizaje de esta jornada electoral es que el voto latino sí cuenta, sí importa y sí marca la diferencia en Estados Unidos. Romney terminó siendo el candidato republicano que menor porcentaje ganó del voto latino desde hace varias décadas, consiguiendo sólo el 27% de los votos, frente al 71% que obtuvo Obama. Los republicanos que con sus guerras en contra de las minorías ahora están obligados a hacer una profunda introspección sobre las razones de su derrota. La advertencia, es que si quieren conquistar la Casa Blanca en cuatro años, será mejor que revolucionen su manera de leer y afrontar los cambios demográficos del país.
Voto Latino

Evolución histórica del voto latino en EE.UU. desde 1980.
Fuente: Pew REsearch Hispanic Center

2013: ¿LA HORA DE LA VERDAD PARA LOS LATINOS?

El triunfo tan holgado de Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre y la dura derrota del partido republicano han puesto de regreso el debate sobre la reforma migratoria, el puntapié que dio el líder republicano de la Cámara Baja, el representante republicano John Boehner, cuando mostró voluntad política y humildad para enfrentar y no esquivar este tema. ¿Será el 2013 el año de la reforma migratoria? ¿Saldará Barack Obama su gran cuenta pendiente con los latinos? ¿Cuál es el camino que se está trazando para que 11 millones de indocumentados, casi la mitad de ellos mexicanos, puedan conseguir la ciudadanía?
.
La primera buena noticia es que ya se conformó un grupo bipartidista de ocho senadores, cuatro demócratas y cuatro republicanos que incluyen al republicano Marco Rubio y al demócrata Robert Menéndez, en aras de trabajar en una hoja de ruta común que pueda ser traducido en un proyecto de ley. Los pilares de la discusión están en cuatro aristas: el camino hacia la ciudadanía, la seguridad fronteriza, la verificación del empleo y la inmigración legal.  Si bien “el diablo está en los detalles”, el plan bipartidista señala que la ausencia de antecedentes criminales los pudiera iniciar en la larga carrera para alcanzar la ciudadanía, no sin antes reforzar la seguridad fronteriza mediante la utilización de nuevas tecnologías y los aviones no tripulados. De igual forma se propone crear un sistema de verificación del empleo para poner fin a la contratación ilegal y finalmente, mejorar el sistema de inmigración legal.
Uno de los elementos de la reforma es el fortalecimiento de la seguridad fronteriza.Fuente: The Huffington Post

Uno de los elementos de la reforma es el fortalecimiento de la seguridad fronteriza.
Fuente: The Huffington Post

.
Dentro de los ejes de discusión del plan bipartidista también sobresalen posturas más extremistas. Por ejemplo, aquella del republicano Bob Goodlatte que propone un “estatus legal provisorio” negando la residencia permanente y la conquista integral de la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados. Ante las posiciones ultraconservadoras que presionan por una legalización limitada y fraccionada, es que la administración del presidente Obama ya está alistando una iniciativa de ley en caso de que el Congreso no presente su propuesta en un plazo de seis semanas como producto de las divisiones.
.
Además de algunos senadores que integran el grupo bipartidista, hay muchas figuras aliadas y de gran peso para conquistar la reforma migratoria en Washington. Los alcaldes Julián Castro de San Antonio y Antonio Villaraigosa de Los Ángeles, el congresista Luis Gutiérrez (uno de los más férreos partidarios de la reforma migratoria) y la primera mujer hispana gobernadora en EE.UU: la republicana Susana Martínez, entre otros. Sin embargo, lo que más preocupa son los tiempos y la posibilidad de que realmente se pueda aprovechar este oleaje de condiciones favorables y de que estas fuerzas que hoy parecen estar alineadas puedan drenar un proyecto de ley común, una coyuntura casi imposible de repetir en otro momento pues no hay que perder de vista que en el 2014 se celebran elecciones intermedias en EE.UU. y eso podría congelar el proceso.

MÉXICO FRENTE AL DEBATE DE LA REFORMA MIGRATORIA EN EE.UU

¿Habrá llegado el momento de materializar el sueño más acariciado de los inmigrantes mexicanos en EE.UU? ¿Concretar la “enchilada completa” de la que hablaba el ex canciller Jorge G. Castañeda, cuyo rumbo y sentido se extraviaron al producirse los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001? De ser así ¿Qué puede hacer México? ¿Cuál es el rol que debemos de jugar frente a este tema que impacta a millones de connacionales y que trae consigo consecuencias políticas, económicas y sociales a nuestro país?
.
Quote1México debe de desplegar una diplomacia astuta en este tema. Mientras que no podemos ignorar que se trata de un asunto interno de EE.UU., tampoco podemos evadir el hecho de que el 10% de la población total de este país radica en nuestro vecino del Norte, que las remesas son fuentes privilegiadas de ingresos y que un acuerdo bipartidista en los corredores de Washington podría detonar un nuevo ambiente en el escenario de las relaciones bilaterales, justamente cuando dos administraciones se estrenan y cuando hemos padecido los embates de una agenda narcotizada en detrimento de otros temas clave del desarrollo nacional. Muchos expertos coinciden en señalar que no debemos estar ajenos y distantes, por el contrario debemos estar pendientes para neutralizar y cabildear a los opositores y antagonistas, listos para persuadir sobre las bondades y dividendos de la reforma migratoria con distintos actores de la sociedad estadounidense.
.
Una reforma migratoria tendría que activar una nueva estrategia mexicana en los casi 50 consulados en EE.UU. que deberían volcar su acción colectiva para empoderar legalmente a los migrantes y acompañarlos para alcanzar la anhelada ciudadanía. Los cónsules que deberán de comunicar a los actores políticos, líderes empresariales y la sociedad civil organizada sobre la contribución que hacen los millones de mexicanos a la economía y sociedad estadounidense, una apuesta para estimular la economía cuando crece de manera anémica, sacando de la sombra a millones de indocumentados que han operado en la ilegalidad y que ahora podrán acceder a mejores salarios, consumir más y pagar impuestos locales, estatales y federales.
.
Fuente: Mexico Institue, Woodrow Wilson Center

Fuente: Mexico Institue, Woodrow Wilson Center

El momento privilegiado que vive hoy la reforma migratoria podría descongelar algunas otras ataduras que México presenta en sus relaciones con EE.UU: la puerta de entrada para insistir en la necesidad de repensar la relación bilateral de manera más estratégica y oxigenar algunos temas de gran importancia como el TLCAN, tras 20 años de su firma, potenciando el camino hacia una mayor competitividad regional, así como avanzar en la ruta de la cooperación en materia de seguridad.

.
Sin embargo, el debate de la reforma migratoria en EE.UU. nos deja tarea a los mexicanos: ¿Habrá llegado el momento de regularizar también el paso de los centroamericanos por nuestro país y de acabar con los abusos cometidos de nuestras autoridades en contra de los inmigrantes de países hermanos?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s