ELECCIONES EN VENEZUELA: LA BATALLA POR EL PALACIO DE MIRAFLORES


Alrededor de 19 millones de venezolanos están llamados a las urnas el próximo 7 de octubre para elegir al presidente que gobernará del 2013 al 2019, la posibilidad de que Hugo Chávez se reelija una vez más y pueda extender su mandato a casi 20 años de gobierno, siempre y cuando su estado de salud se lo permita. La enfermedad del presidente todopoderoso que ha impregnado el juego electoral y que ha levantado una secrecía de estado ante la falta de información sobre su verdadera condición de salud. Rumores, dudas y suposiciones se mueven alrededor del espacio público con tal de evitar el despertar de una desbandada entre la élite dirigente y motivar una lucha sin cuartel. ¿Será factible una Venezuela sin Chávez? ¿De ganar las elecciones terminará su mandato? ¿Realmente la gente estará votando por Chávez o por alguien más?

FUENTE: RNW

La batalla por el Palacio de Miraflores encarnada en la mancuerna Chávez-Capriles se disputa en una total asimetría, mientras que el primero concentra todos los hilos del poder, cuenta con el apoyo del ejército, concentra los medios de comunicación y tiene en sus manos al erario púbico se va desdoblando una oposición que estuvo muy dividida durante la primera década chavista pero que conquistó nuevos espacios de poder e influencia en las elecciones legislativas del 26 de septiembre del 2010, una oposición que logró enarbolar su causa a través de la figura conciliadora de Henrique Capriles, quien sustenta una propuesta de centro-izquierda inspirada en el modelo brasileño de Lula da Silva. Una contienda reñida que se jalonea entre dos modelos distintos y antagónicos, que posiblemente le pudieran dar a Hugo Chávez otro respiro para continuar con su proyecto político, no darle la vuelta atrás y sobre todo hacerlo impermeable.

Hugo Chávez es una figura que despierta polémica adentro y afuera. La simpatía, atracción y admiración de sus partidarios se conjuga con la denuncia, irritación y frustración de sus opositores y detractores. La amalgama de su fuerza deviene del predominio militar sobre el componente civil, el sobredimensionamiento del Estado en detrimento de las fuerzas del mercado, así como la bonanza petrolera que le han permitido crear y expandir sus “misiones bolivarianas”, el corazón de su política social que ha logrado cohesionar su caudal de poder. No obstante, sus críticos han resaltado la “revolución vacía de Chávez” que se confronta con la democracia, el estado de derecho, la libertad de expresión y el respeto a los derechos humanos.

FUENTE: Nación.

Los atributos de Hugo Chávez se han enfrentado con los límites de su poder. La  comunicación directa que utiliza con los pobres, su carisma popular y su liderazgo mesiánico no han logrado superar el aumento de la inseguridad, desempleo, corrupción y desabastecimiento de alimentos. Según la oposición, Venezuela está entre los diez países más violentos del mundo, habiendo registrado casi 20,000 homicidios durante el año 2011, aunado a ello destacan otros datos de Transparencia Internacional que colocan a este país andino como uno de los más corruptos del mundo. A esta situación hay que agregarle el déficit en materia de vivienda, la crisis agropecuaria, el racionamiento eléctrico y de gasolina, así como la carestía de alimentos que se pone al desnudo con la introducción de la “Cédula del Buen Vivir”, una libreta que nos recuerda aquella utilizada por el régimen castrista de Cuba en los años sesenta.

Hugo Chávez ha tenido hasta ahora un aliado incondicional, la bonanza petrolera que ha sido la divisa clave de su poder. Los altos precios del petróleo y la reserva de oro negro más grande del mundo situada en la Faja Petrolífera del Orinoco le han permitido aceitar todo el aparato estatal, minar el poder de la oposición y financiar su proyecto geopolítico más allá de sus fronteras. El petróleo venezolano que ha dejado de ser un mercado reservado para las trasnacionales estadounidenses y que ahora se ofrece a países como China, India y Japón, ha sido la moneda de cambio para seducir a países amigos, financiar sus proyectos prioritarios e incrementar el gasto militar.

FUENTE: Noticias 2012

Las elecciones del 7 de octubre en Venezuela despiertan expectativa en toda América Latina, pero sobre todo mucha inquietud en los países que conforman la Alianza Bolivariana (ALBA), países como Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador que dependen de las relaciones estratégicas y de las sinergias que han tejido con la Venezuela chavista. Como botón de muestra, una posible partida de Chávez del escenario latinoamericano representaría un golpe mortal para Raúl Castro, quien por cierto, necesita desesperadamente de los precios preferenciales del petróleo para impulsar la actualización del régimen socialista en la isla.

@RinaMussali

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s