EL ESPIONAJE DE CARÁCTER TRASNACIONAL

El tema del espionaje masivo de carácter trasnacional entró de lleno en la agenda pública mundial en este año. No porque sea un asunto nuevo de las relaciones internacionales, sino por las implicaciones que se detonaron a partir de saber quién fue el “soplón o delator” de los miles de documentos secretos sobre los programas de espionaje del gobierno de EE.UU. Las prácticas del espionaje y contraespionaje no son un quehacer exclusivo de las superpotencias o de los poderes globales, hoy es un asunto común y habitual que se ejercita entre todas las naciones del mundo, incluso entre amigos y aliados. Sin embargo, en este ocasión el emisor fue Edward Snowden, el excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU; quien se encuentra en calidad de refugiado en Rusia.

FUENTE: Theguardian.co.uk

Edward Snowden nos reveló el interés desmedido que tiene EE.UU. de controlar la información y su capacidad de interceptar todo tipo de interacción que haga cualquier persona en el mundo que utilice las telecomunicaciones. La recolección y vigilancia de llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos, conversaciones y actividades en internet parece ser otra arista de la guerra por mantener la supremacía del hegemón mediante el control totalitario de la información. Justamente el monopolio de la información es otro modo clave del poder global y representa una ventaja competitiva para los países a la hora de tomar decisiones, pues es a través de ésta, que los poderes se arrogan el derecho de amenazar, manipular, intimidar y chantajear a millones de personas y de vulnerar la soberanía e independencia de los países.

Fue en nombre del terrorismo y de la seguridad que se le ha dado carta abierta a los servicios de inteligencia para vigilar a los ciudadanos de todo el planeta, una situación que se remonta a los ataques terroristas en contra de EE.UU. y cuando se aprobó la Ley Patriota que ampliaba los recursos del Estado para pelear en contra del terrorismo. No obstante y pese al escándalo global, EE.UU. seguirá utilizando estas herramientas porque las considera ineludibles, legales y eficaces para su seguridad nacional y para la tarea de protección de sus ciudadanos. Sin embargo, no toda la información que se recolecta está justificada por motivos de seguridad ¿Habría que imponerle un coto al espionaje masivo que se practica desde EE.UU?

Barack Obama, ha asegurado a la canciller alemana Angela Merkel que su país no está espiando las llamadas de su teléfono móvil y que “nunca ha tenido ni tendrá” esa intención.

Uno de los mensajes más claros que deja el caso Snowden es que bajo la era de la explosión de las tecnologías, EE.UU. practica la vigilancia de manera masiva. La potencialización y socialización de la vigilancia o bien como algunos autores la llaman la “democratización” de ésta y del nicho de negocios que representa su comercialización ha hecho que todos seamos vulnerables. Hoy todos podemos ser interceptados por la inteligencia militar, aunque los figuras del poder son presas de mayor atracción. En esta plataforma, hay que decir que participan muchos: países grandes, medianos y chicos tanto en su condición de países industrializados, emergentes o bien países menos adelantados y los ciudadanos en su mayoría como víctimas.

FUENTE:Olasonora.com

Otra de las cuestiones que ha traído a colación el espionaje masivo de EE.UU. es el tema de la colaboración entre agencias de inteligencia y servicios secretos. Entre amigos y aliados se espían y las tareas de contrainteligencia y contraespionaje se practican de manera tradicional. ¿Por qué? Porque en el juego de las relaciones internacionales no hay amistades sólo intereses que se hacen valer.

EE.UU. ¿AGUAS TURBULENTAS EN SU DIPLOMACIA?

¿Realmente tendrá un impacto en las relaciones de poder haber hecho públicas las estrategias de espionaje masivo realizadas por el gobierno de EE.UU.? Quizás, los efectos colaterales ya los estamos viendo con el deterioro de la imagen de EE.UU., un sentimiento antiestadounidense que crece en Europa y un cuestionamiento generalizado sobre la labor de las embajadas y misiones diplomáticas alrededor del orbe. Si bien el discurso público también está impactado y se han elevado de tono las declaraciones entre jefes de estado y gobierno, en realidad estos actos distan de tener mayores consecuencias.

Hemos dejado claro que Estados Unidos recoge información de inteligencia en el extranjero del mismo tipo de la que recogen todos los países: EU

En esta ocasión las filtraciones de Edward Snowden no han cambiado los patrones de cooperación trasatlánticas entre EE.UU. y Europa. Más allá de los enojos, reclamos y solicitud de explicaciones a Washington no se han tomado medidas más severas o represalias concretas en contra de la todavía primera potencia mundial, porque de hecho todos los países del mundo practican una agenda de espionaje y la misma Europa tiene miedo de próximas revelaciones.

FUENTE: Securityartwork.es

Ilustremos con el ejemplo de la Cumbre de la Unión Europea que tuvo lugar a finales de octubre en Bruselas. Los 28 países apoyaron una tímida declaración de protesta pese a que se activaron algunos grupos de trabajo para revisar las cooperación entre los servicios secretos con EE.UU., y se haya desatado un debate en la Eurocámara frente a una posible cancelación del acuerdo de transferencia de datos bancarios con Washington en la lucha antiterrorista. Así como examinar otro acuerdo llamado Safe Horbour, que regula la forma en como las empresas estadounidenses acceden a datos de los europeos.

No obstante las denuncias, la segunda ronda de negociaciones del Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) en Bruselas no fue cancelada, justamente el tratado de mayor importancia birregional, cuyo potencial alcanzaría la zona de libre comercio más grande del mundo con un aumento del PIB tanto de EE.UU. como de Europa. Es importante comentar que las negociaciones se pospusieron no como moneda de cambio a las tareas de espionaje sino debido al cierre del gobierno estadounidense mismo que ya se han celebrado y que tienen fecha de continuidad en Washington el próximo diciembre. Bajo este tenor, la vigilancia hacia España, Francia y las escuchas al celular de la canciller Angela Merkel, así como a millones de ciudadanos europeos no han todavía trastocado las bases de colaboración entre ambos aliados.

FUENTE: Elcomercio.pe

Espiada Dilma Rousseff, entre otros líderes internacionales, la mandataria suspendió una visita de estado que iba a realizar a Washington en octubre pasado. Calificada como una “violación” a la soberanía de su país y una “falta de respeto”, la mandataria sudamericana encabeza una iniciativa para que la ONU adopte una resolución para darle fin al espionaje electrónico y propone la realización de un foro mundial en abril del 2014 en aras de proteger el derecho de la privacidad de los individuos. Ahora los decisores en Brasil están haciendo todo lo posible para alojar datos de sus ciudadanos con proveedores locales y disminuir la dependencia de los consorcios de Silicon Valley.

 SEGURIDAD VERSUS LIBERTAD: TODOS SOMOS VULNERABLES

Las filtraciones de Edward Snowden han sacado a colación varios debates sobre los que debemos de reflexionar. Por una lado, el tema de la función social de los “soplones o filtradores” en aras de desvelar información secreta de interés público. Aquí hay un disyuntiva que atajar: el revelar información para beneficio colectivo pero a su vez faltando a la ley porque difundir información confidencial y clasificada como secreta es ilegal. Este es un asunto abordado por varios activistas dedicados a la defensa y promoción de la libertad de expresión como la organización Article 19 que tiene oficinas en México y otros lados del mundo.

FUENTE: Presseurop.eu

A lo largo de la historia se han cometido muchas violaciones a los derechos humanos y otras libertades fundamentales en nombre del propósito supremo de preservar y resguardar la seguridad nacional. Internet ha generado cambios en las formas de cómo la sociedad interactúa con el Estado, sobre todo porque la red de redes o la autopista de la información ha descentralizado el poder y ha democratizado la información que de manera simultánea el Estado busca monopolizar y controlar. Así como utilizarla de acuerdo al acomodo de sus intereses, pero ¿cómo proteger la seguridad nacional sin violar los derechos y las libertades fundamentales? ¿cómo resolvemos el tema de la transparencia y la rendición de cuentas de los Estados?

El tema de la privacidad y la seguridad de datos no está resuelto en el mundo de las telecomunicaciones. ¿Acaso no somos vulnerables todos los ciudadanos cuando impera la complicidad de grandes empresas y conglomerados de la información con el gobierno de EE.UU. para vigilar masivamente nuestras comunicaciones? La Agencia de Seguridad Nacional en EE.UU. ha tenido acceso directo a servidores de compañías como Google, Yahoo, Facebook, Apple, Microsoft, etc, desde los que han obtenido millones de datos y registros de sus usuarios.

FUENTE: Muycomputerpro.com

El revuelo causado por Snowden también le impone una serie de preguntas a los mexicanos ¿cómo estamos reaccionando ante el tema del espionaje masivo y las acciones de inteligencia desproporcionadas desde Washington? ¿nos debemos de resignar a ser vigilados y espiados o por el contrario debemos de apuntalar el derecho a la protección de datos personales? La misma Sigrid Arzt, Comisionada del IFAI pone el dedo sobre el renglón al señalar que el tema no es de interés público y que nos falta mucho por generar una cultura de protección de datos en el país, toda una paradoja cuando alrededor de 45 millones de mexicanos tienen acceso a internet.

@RinaMussali

Anuncios

HIROSHIMA Y NAGASAKI: EL INICIO DE LA ERA NUCLEAR

La premisa de que el “siglo XX no puede entenderse sin Hiroshima” encuentra eco al haberse producido el lanzamiento de la primera bomba atómica contra seres humanos en Hiroshima y tres días después en Nagasaki, Japón por parte de EE.UU; el gran triunfador de la Segunda Guerra Mundial, el acontecimiento global de mayor trascendencia por sus implicaciones políticas, económicas, militares, geográficas y humanitarias que cedieron paso a un nuevo orden internacional.

FUENTE: Fistro.com

Bajo la llegada de la era nuclear; las relaciones de poder, prestigio y seguridad entre los estados ya no serían las mismas. El equilibrio de fuerzas y la igualdad de condiciones se verían afectados radicalmente por la “política atómica” que sería transada como el nuevo instrumento de dominio, hegemonía e influencia en el terreno de las relaciones internacionales. Utilizada con gloria y renombre por parte de las potencias para asegurar su defensa frente a las amenazas externas, obtener posiciones jerárquicamente ventajosas y elevar sus capacidades de negociación ante posibles naciones aliadas y enemigas.

Bombardeos atómicos sobre Nagasaki y Hiroshima. Fuente: recursosacademicos.net

La carrera armamentista que se desató entre EE.UU. y la ex Unión Soviética fue uno de los mayores legados del nuevo orden internacional que se desarrolló al calor de las alianzas militares de la OTAN y el Pacto de Varsovia. La era bipolar que aceleró la marcha de los programas nucleares de las dos superpotencias antagónicas también habilitó de manera simultánea la divisa de la “disuasión nuclear”, que sirvió como un mecanismo bisagra de autorregulación y equilibrio y no de destrucción masiva y automática entre las potencias. No en vano algunos teóricos de las relaciones internacionales han reseñado al mundo bipolar como el periodo más largo de estabilidad en las relaciones entre las grandes potencias del siglo XX.

El mismo Miguel Marin Bosch, el diplomático mexicano experto en temas de desarme (también secretario privado del Canciller Alfonso García Robles) señala en uno de sus múltiples escritos que si bien los expertos calculan que los ocho estados poseedores de armas nucleares -EE.UU, Rusia, Reino Unido, Francia, China, Israel, India y Pakistán- han construido un total de alrededor de 130,000 bombas nucleares desde 1945, hasta ahora sólo dos se han hecho estallar.

FUENTE: Facebook/Guerra Fría CSF1

LOS ESTADOS NUCLEARES AGREGADOS O DE FACTO

Después de 68 años de los acontecimientos en Hiroshima y Nagasaki el mundo vio proliferar la división entre los estados nuclearizados y no nuclearizados. Una fricción cocinada por los privilegios políticos, militares y estratégicos que se reservaron un puñado de países y que se reflejaron en los principios del Tratado de No Proliferación de la ONU (TNP).  Si bien todos los países pueden utilizar capacidad nuclear con “fines pacíficos” (un derecho resguardado por el mismo tratado) las semillas de la discordia se han sembrado por la existencia de un régimen nuclear asimétrico e inequitativo que sólo permite que los cinco países ganadores de la Segunda Guerra Mundial y otros a título discrecional puedan poseer armas nucleares y programas con objetivos militares.

TNP: Tratado de No Proliferación Nuclear FUENTE: Universidad de Pittsburgh

Con el fin de la guerra fría y la caída del muro de Berlín, el mundo atestiguó una nueva era de proliferación nuclear. Se ponía en evidencia que el TNP resguardaba una formula discriminatoria e insostenible que se venía acompañando de pocos avances en la agenda del desarme global y que las potencias nucleares tradicionales difícilmente podían limitar o restringir las capacidades de otros estados bajo los indicios de una carrera sin fin. Más grave aún, el hecho de que una parte de la tecnología y materiales utilizados por los estados nucleares convencionales estaba siendo desviada hacia terceros países lo que ponía en duda el régimen de no proliferación nuclear.

El acceso a la tecnología nuclear a un número creciente de estados dio lugar a las nuevos países nucleares que han surgido al margen del Consejo de Seguridad de la ONU y de los países ganadores de la Segunda Guerra Mundial. Se añaden a la lista países como India, Pakistán, Corea del Norte e Israel que se sospecha que no limitan sus programas nucleares con fines pacíficos, científicos y energéticos. Una carrera nuclear que se ha expandido por el mundo multipolar y que está anclada a la escasa voluntad política que muestran las potencias nucleares para favorecer un desarme completo y generalizado.

La ONU ha sido pieza clave en el esfuerzo titánico del desarme y del control internacional eficaz. Épocas de optimismo y entusiasmo le han seguido años de oscuridad, estancamiento y escepticismo que ahora están asociados a la crisis del multilateralismo que padece. No obstante, la impaciencia de la comunidad internacional y de otros actores como las organizaciones no gubernamentales, las instituciones humanitarias y la sociedad civil para presionar hacia avances cualitativos en materia de desarme pudiera encontrar en la unión de todos los países no nucleares (que somos la inmensa mayoría) la llave para aislar y acorralar a los países más poderosos.

FUENTE: InfoPuntual

La poca disposición y voluntad de los estados nucleares convencionales se suma a la renuencia de los países nucleares agregados o de facto para avanzar hacia el régimen de no proliferación. Tan sólo veamos lo que está sucediendo con el Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBT), el tratado que se abrió a su firma en la ONU en 1996. Este tratado que busca cesar los ensayos nucleares en la atmósfera, el espacio y bajo el agua ha sido firmado por más de 180 países, no obstante la disposición de su entrada en vigor requiere de la firma y ratificación de los 44 Estados que se indican en el anexo 2 del Tratado. Ni EE.UU. y China que tienen capacidad nuclear lo han ratificado, al igual que India, Pakistán y Corea del Norte que ni siquiera lo han firmado.

FUENTE: ihro.org.pk

@RinaMussali

LAS ATADURAS DE MALI

El año 2013 se estrenó con el conflicto en Malí y la ofensiva militar de Francia en este país del Sahel africano que, después de muchos años de inestabilidad, logró consolidar la transición política hacia la democracia al haber celebrado sus primeros comicios generales en 1992, después de 32 años de vida independiente. Pero ¿Qué pasa en Malí? ¿Por qué su presidente tuvo que hacer un llamado de ayuda a la comunidad internacional? ¿Cuáles son los motivos del conflicto y el enjambre de intereses que aquejan a este país envuelto en el corazón de la pobreza? Quizás, la primera respuesta encuentra eco en el peso de la historia.

Fuente: BBC

Fuente: BBC

Sigue leyendo

LAS ELECCIONES EN FRANCIA Y EL REGRESO DE LOS SOCIALISTAS, mayo de 2012

El momento de la verdad llegó a Francia en la primavera 2012, cuando se celebraron las elecciones presidenciales programadas en dos vueltas: la primera el 22 de abril y la segunda el 6 de mayo. La carrera hacia el Elíseo estuvo nutrida de una decena de candidatos que se disputaron en medio de la crisis económica europea, los planes de austeridad, las reformas estructurales, el alto nivel del desempleo y cifras récord en materia de abstencionismo. Como lo predecían la mayoría de las encuestadoras, hubo un voto dividido el 22 de abril. Algunos sondeos colocaban a Sarkozy con una ligera ventaja en la primera ronda pero le daban la victoria final a Francois Hollande, el candidato socialista que finalmente tomó posesión como el vigesimocuarto presidente de Francia el 15 de mayo.

Resultados de las elecciones en Francia.</p><br /><br /><br /><p>Fuente: El País

Resultados de las elecciones en Francia.
Fuente: El País

François Hollande, el relevo del Partido Socialista que supo capitalizar el vacío de poder que dejo Dominique Strauss-Kahn, el ex Director del FMI y quien fuera el gran favorito para arrebatarle la corona a Sarkozy, no terminó por seducir del todo al electorado francés, dando como resultado a una segunda vuelta reñida. Aún cuando las encuestas lo favorecían, su personalidad gris y de poco realce que contrasta con la figura del “hombre fuerte de Francia” lo obligan a reivindicar el legado de Miterrand, la última carta de juego para despuntarse de su rival. Reformar el sistema bancario francés, aumentar los impuestos para los más ricos, luchar contra la especulación financiera y distribuir de manera más equitativa la riqueza, fueron algunas de las ofertas claves de su campaña.

Nicolás Sarkozy, el Presidente que logró preservar a los bancos galos de la bancarrota durante el 2008, a costa del crecimiento anémico en Francia y de un alto desconcierto social, impulsó durante los últimos meses de su mandato un paquete de reformas económicas que incluyeron el aumento del IVA, una reforma a la edad de jubilación y la aplicación de una tasa impositiva a las transacciones financieras, medidas que cohabitan con un mayor nacionalismo comercial, como la propuesta de introducir el Buy European Act. Fueron los candidatos anti-sistema como Marine Le Pen, la Presidenta del ultraderechista Frente Nacional Francés y Jean Luc-Mélechon, de la izquierda radical, quienes capitalizaron el voto del descontento, de los inconformes y víctimas de la crisis, desencantados de los partidos tradicionales.

Después de la tragedia de Toulouse, una de las crisis terroristas más graves de las últimas décadas en Francia nuevos temas saltaron en la agenda electoral. El tema económico fue desbancado por el tema de la seguridad y del terrorismo islamista, quizás la oportunidad que estaba esperando Sarkozy para despegarse del casi empate técnico que lo encadena a Hollandeen una primera vuelta. Si bien los ataques terroristas le otorgaron un empujón a Sarkozy, no marcaron la diferencia para ganarle a los socialistas en una segunda ronda, a pesar del ejemplo de lo sucedido en España en 2004, cuando la matemática electoral se volcó con los ataques mortíferos a los trenes de Madrid.

La tragedia de Toulouse ocurrió cuando Mohammed Merah, un fundamentalista islámico, abatiera a 4 civiles y 3 soldados en la escuela judía Ozar Hatorah, además de dejar 5 heridos. Estos hechos le dio a la campaña de Sarkozy un último empujón que no fue suficiente para derrotar a Hollande.</p><br /><p>Fuente: Yahoo News

La tragedia de Toulouse ocurrió cuando Mohammed Merah, un fundamentalista islámico, abatiera a 4 civiles y 3 soldados en la escuela judía Ozar Hatorah, además de dejar 5 heridos. Estos hechos proveyeron de un último empujón a la campaña de Sarkozy que no fue suficiente para derrotar a Hollande.Fuente: Yahoo News 

La jornada electoral en Francia levantó expectativa en toda Europa y sobre todo en la Alemania de Angela Merkel, quien participó en varios mítines electorales del Presidente Sarkozy. La pareja “Merkozy” que jugó un papel pivote para enfrentar la crisis económica en la eurozona, compartía una visión europeísta que marca distancia frente a la socialdemocracia europea. El mismo Hollande, apoya una renegociación del Pacto Fiscal firmado por 25 países de la UE. ¿Es posible que la victoria definitiva de los socialistas en Francia cambie el ciclo político europeo que hasta ahora está volcado hacia la derecha? ¿Nos acercamos a una nueva marea política o falta esperar el dictado de las elecciones en Alemania el 22 de septiembre de 2013?