HONDURAS: LA HORA DE LA INCERTIDUMBRE

FUENTE: Canal15.com.ni

América Latina enfrenta un reto mayúsculo en torno al funcionamiento de las democracias y Honduras no es la excepción. Bajo un contexto de gobernabilidad precaria, crispación política y la existencia de un estado débil, incipiente y clientelar es que los hondureños dudan de los beneficios de la democracia aún cuando lograron restablecer en los años ochenta la supremacía civil sobre el mando militar. La insatisfacción con la democracia deviene de un país que está sumido en una franca crisis política, económica y social y que ha drenado pocos beneficios a la calidad de vida de sus ciudadanos.

FUENTE: Bbc.co.uk

Las elecciones del 24 de noviembre en Honduras asumen un carácter distintivo en este 2013. La llegada de Xiomara Castro al frente del Partido Libertad y Refundación o conocido popularmente como el Partido “Libre” amenaza con fracturar uno de los pilares tradicionales del sistema político hondureño: el bipartidismo. El cual favoreció la alternancia entre el Partido Nacional y el Liberal durante las últimas décadas. Ahora bajo la estela de un tercer candidato -la esposa del expresidente Zelaya- y nueve partidos políticos es que la contienda política no puede sacudirse del golpe de estado de hace cuatro años. Una sombra que obliga a la candidata presidencial a proponer la refundación del Estado, crear una nueva constitución, recortar el peso de los militares en la vida política y alinearse a los países del ALBA en materia de política exterior.

Xiomara Castro, candidata a la presidencia de Honduras, Partido Libre. FUENTE: Eltiempolatino.com

La escena política hondureña no puede entenderse sin los resabios del golpe de estado que expulsaron a Manuel Zelaya de la silla presidencial. Hay un antes y un después del quiebre constitucional del 2009 que aisló a Honduras de la comunidad internacional y que evocó el pasado autoritario, los gobiernos ilegales, las conspiraciones militares, el peso de la dictadura y los presidentes provisionales. La combinación de los poderes fácticos enquistados en las fuerzas armadas y los grupos económicos conservadores junto con otros bastiones del poder como el Congreso fueron las fuerzas que activaron todo su poder para mantener el statu quo y eliminar un posible nodo chavista.

El drama político hondureño cohabita con el clima de inseguridad y criminalidad que ha ido creciendo de manera muy preocupante. Como uno de los países que abriga la mayor tasa de homicidios en América Latina, hoy San Pedro de Sula, considerada la capital industrial del país supera a Ciudad Juárez como la metrópoli más violenta del mundo. Una problemática asociada al narcotráfico exportado desde México y a las actividades delictivas de las pandillas juveniles como los “maras” que han impuesto serias interrogantes sobre la gobernabilidad que impera en Centroamérica y en su argolla más débil: Honduras.

Actualmente Honduras es considerado como el país más violento del mundo, ya que registra un promedio de 80,2 homicidios por cada cien mil habitantes. FUENTE: Larepublica.pe

A la crisis política en Honduras se le suma la situación económica endeble de este país centroamericano que alguna vez fue considerado “todo un enclave bananero”. Atado a la economía de EE.UU. como su principal socio comercial, Honduras ha visto reducir sus ingresos frente a la caída de las exportaciones del café y de la demanda de maquila por parte de la Unión Americana. Un contexto que se entrelaza con el incremento de la deuda pública, el déficit fiscal, el desempleo y con indicadores sociales alarmantes como la pobreza y la desigualdad social. Las cifras estiman que 7 de cada 10 personas son pobres y que el 20% de la población controla el 80% de los ingresos.

FUENTE: Laprensa.hn

Con estas elecciones el panorama se vuelve cada vez más incierto. El empate técnico entre José Orlando Hernández, el candidato oficialista del Partido Nacional con Xiomara Castro del Partido Libre nos augura nuevos divisores y fragmentaciones en la clase política. Se estima que ningún partido político conseguirá la mayoría parlamentaria, un entorno peligroso si tomamos en cuenta que en Honduras al igual que en México no existe la segunda vuelta electoral. ¿Otro golpe de estado pudiera materializarse en Honduras bajo un posible regreso de Manuel Zelaya a la presidencia ahora en calidad de esposo de Xiomara Castro?

@RinaMussali

https://www.facebook.com/RinaMussali

Anuncios

LOS NUDOS DE LA GOBERNANZA ECONÓMICA GLOBAL

El mundo atestiguó una nueva Cumbre del G20 en Rusia con la asistencia de Jefes de Estado y de Gobierno de las ocho economías más industrializadas del orbe (G8) y otros 11 países considerados clave por su posicionamiento geopolítico, económico y regional, (entre ellos economías emergentes) que en conjunto con la UE representan el 90% del PIB mundial, el 80% del comercio global y el 64% de la población del planeta. Un foro que refleja la nueva distribución del poder económico mundial, cuyo parteaguas se cimbró con la crisis financiera del 2008 y bajo la necesidad de sortear una reforma al sistema económico global para evitar incurrir en nuevos desbalances.

FUENTE: Color ABC

Los temas pendientes del G20 son muchos. Los desequilibrios fiscales y financieros siguen prevaleciendo y las perspectivas de crecimiento económico y desarrollo social son poco halagueñas tomando en cuenta el descalabro mayúsculo en la eurozona. La economía global continua bajo un transe delicado afectando las variables del empleo, el comercio y la recuperación de los países avanzados y ralentizando aún más el dinamismo de las economías emergentes. Si bien hay que reconocer que la UE ha demostrado avances en la adopción y aplicación del pacto fiscal y la creación del Mecanismo Europeo de Estabilidad, no dejemos de advertir lo que dio a conocer la Eurostat: la zona del euro salió oficialmente de la recesión registrando un crecimiento del 0.3% en el segundo trimestre del 2013, pero ello no quiere decir que se ha superado la crisis.

En medio de una gobernanza económica global endeble e incompleta, la Cumbre de Los Cabos en México logró la recapitalización del FMI por más de 450,000 millones de dólares, un ingrediente sustantivo para avanzar hacia la construcción de una nueva aquitectura financiera mundial. No obstante estas prioridades existe otra constelación de temas que surgieron en nombre de los intereses de las economías emergentes. Bajo las presidencias del G20 de Corea del Sur y de México, los temas del desarrollo y las demandas insatisfechas de los países menos adelantados ganaron terreno y cuestiones como el cambio climático, seguridad alimentaria, infraestructura y crecimiento verde se insertaron en la agenda.

Séptima cumbre del G20 en Los Cabos, Baja CA Sur, México. FUNTE: Loscabosjournal.com

México, el primer país latinoamericano en presidir los trabajos del G20 y el segundo país emergente en hacerlo también ha mostrado un fuerte interés por expandir el diálogo representativo de las naciones de América Latina y de otros países de África, considerando el enorme peso de los europeos. En su oportunidad, Chile y Colombia, así como Camboya y Benín fueron países invitados a participar durante nuestra presidencia. De manera paralela, México abonó hacia la inclusión del diálogo con otros actores de la sociedad como el sector empresarial, la academia, los jóvenes y la sociedad civil.

Los nudos del G20 residen en la búsqueda de consensos en temas difíciles y muy espinosos, donde se transan intereses, ángulos distintos y posicionamientos de los grandes poderes mundiales que están anclados a criterios geopolíticos, económicos, y a coyunturas determinadas. Muchos ponen en duda su eficacia, su falta de resultados y su debilidad como órgano no vinculante, aquel que no sanciona la falta de cumplimiento. ¿Debemos de repensar el trazo institucional del G20?

De manos de una economía emergente a otra es que la presidencia del G20 cambió de estafeta. En esta ocasión Rusia fue la protagonista principal de los temas pendientes de la gobernanza económica global. No olvidemos el posicionamiento que ha alcanzado el gigante de cuña zarista, aquel que participa como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, miembro del exclusivo club del G8 y los BRICS y mismo que presume su ingreso reciente a la OMC. Además, sus atributos de potencia energética y de mandamás nuclear se combinan para que Moscú pueda presumir su talla y peso en el escenario mundial.

FUENTE: wikipedia.org

Bajo su presidencia, Rusia ha enfocado sus esfuerzos para desarrollar medidas que alienten el crecimiento económico y la creación de empleo. Temas como la necesidad de acrecentar los financiamientos para las inversiones productivas, mejorar los sistemas de regulación, la confianza en el sistema económico mundial y transparencia de los mercados estuvieron presentes, al igual que la revisión de la estructura de gobierno del FMI y de la cuotas a distribuir en las economías emergentes.  En este tenor, hubo un asunto que robó cámara: la problemática de los paraísos fiscales.

Frente a un escenario de arcas vacías y de crisis de la deuda en la UE, los pequeños países han servido de refugio y protección de inversionistas y empresas que aprovechándose de esquemas normativos laxos evaden impuestos a los fiscos. Considerados por muchos como los “agujeros negros de la economía globalizada” estos reductos también son causa de pobreza, subdesarrollo y desigualdad. Tan sólo en Europa se pierde anualmente 1 billón de euros debido a la evasión fiscal, según José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, al tiempo que la OXFAM advierte que al menos 18.5 billones de dólares se ocultan en paraísos fiscales en todo mundo.

Los “Agujeros Negros” también son causa de pobreza, subdesarrollo y desigualdad. FUENTE: Web Islam

No perdamos de vista que gracias al secreto bancario algunas instituciones financieras no están obligadas a revelar el nombre de los dueños de las cuentas ni los activos que disponen, por ello los países del G20 han decidido librar la batalla contra los paraísos fiscales e imponer sanciones a los evasores y de esta manera aumentar los impuestos y la recaudación que a su vez, pellizca las actividades ilícitas del tráfico de estupefacientes, contrabando de armas, lavado de dinero y corrupción. Se trata de un tema espinoso que tendrá que enfrentar su más dura prueba a la hora de materializar las grandes dosis de voluntad política que deben mostrar tanto los países industrializados como emergentes.

 

LOS DESCALABROS ENTRE EE.UU. Y RUSIA

El G20, el foro de gobernanza económica mundial más importante de nuestros días se ha visto impactado por las relaciones difíciles y tirantes que se han desarrollado entre Rusia y EE.UU. Los reveses y las provocaciones se han dado en la esfera de la seguridad nacional de EE.UU. y en los embates de la política internacional. El caso de Snowden y la cancelación de una reunión programada entre Obama y Putin en el marco de la reunión del G20 en San Petesburgo fue prueba de ello y más adelante los divisores que se desarrollaron al calor de un posible ataque militar a Siria.

Barack Obama y Vladímir Putin. FUENTE: Cuba Debate

La presidencia de Rusia del G20 ha incrementado el ambiente de incomodidad y desconfiaza de Washington. La concesión de asilo temporal por parte de Moscú a Edward Snowden el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. fue un acto que enfureció a la clase gobernante de la Unión Americana, quienes lo consideran un “fugitivo que pertenece a los tribunales de EE.UU. y no un hombre merecedor de asilo en Rusia”. El hecho de que Moscú tenga en su poder a la persona que haya desvelado la trama de espionaje masivo de las comunicaciones por los servicios secretos estadounidenses compromete la seguridad nacional de la todavía superpotencia.

Aquí una pequeña cronología del caso Snowden. FUNTE: La Razón

Los desencuentros entre los antiguos países rivales arrecian desde el momento que EE.UU. tiene que enfrentarse con el “hombre fuerte de Rusia”, Vladimir Putin que es considerado un jugador de primera talla en el orden geopolítico global. Precisamente, el gesto de asilo a Snowden reafirmó la independencia de su política exterior, fortaleció su imagen interna como líder nacionalista y desafió el poder decisivo que EE.UU. ejerce en el mundo. No obstante la catarsis bilateral con el caso Snowden, otros focos rojos también han estado presentes como el tema del controvertido programa nuclear de Irán.

“Snowden debe sentirse seguro en Rusia: Putin” FUENTE: Acento.com.do

Sin embargo, esta cumbre apareció desangelada y opacada por un tema que no estaba en la agenda oficial de trabajo: Siria, el más reciente dolor de cabeza entre Barack Obama y Vladimir Putin. Rusia es un aliado del presidente de Siria, cuenta con la base naval de la ciudad costera de Tartus y le vende armas al régimen de Bashar al Assad, mientras que EE.UU. respalda, financia y exporta armas junto con otros países occidentales a los rebeldes y opositores sirios. La misma Rusia con capacidad de veto en el Consejo de Seguridad y con la anuencia de China se han negado una y otra vez a condenar al régimen assadista y a sostener un ataque militar en contra de Siria.

FUENTE: Nuevaprensa.net

La encrucijada siria puso de cabeza la Cumbre del G20 en Rusia. Este foro de gobernanza económica global en el que formalmente no se discuten los temas de política internacional o de la agenda de seguridad colectiva global se vio forzado a alinearse a uno de los momentos de coyuntura más importantes del 2013 ¿Una lección para que el grupo de países más poderosos del mundo, incluyendo a las naciones emergentes, propicien reformas en el seno del G20?

@RinaMussali

LAS CLAVES DE LA RELACIÓN MÉXICO-CANADÁ

El 8 y 9 de julio se llevó a cabo en la Ciudad de México una reunión que revisó la Alianza México y Canadá. Una oportunidad para revisar las claves de una relación que ha crecido de manera impresionante en los últimos años pero que le ha faltado vitalidad y rumbo estratégico por parte de ambos gobiernos. Romper la inercia y dinamizar los vínculos entre México y Canadá parece ser la gran consigna de una relación bilateral positiva pero que no ha alcanzado su punto de esplendor.  Un potencial desaprovechado e inexplorado es la conclusión a la que llegan la mayoría de los expertos y estudiosos que abordan desde distintos puntos de vista esta relación, activistas que provienen del ámbito de gobierno, sector privado y académico de ambos países.

El primer ministro canadiense, Stephen Harper y Enrique Peña Nieto, presidente de México en el noveno encuentro anual de alianza con Canadá. FUENTE: NTR

A casi 70 años del inicio de las relaciones diplomáticas entre México – Canadá ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de esta relación que se expresa en el ámbito bilateral, regional y multilateral? ¿Cuáles son las prácticas de éxito o modelos a replicar de la relación México-Canadá? ¿Cuáles son los principales impedimentos para elevar el nivel de esta relación que ha estado marcada muchas veces por el descuido y enfriamiento? A primera vista podemos señalar que se trata de una relación multifacética y multivariada y que ha venido creciendo de manera importante a partir de 1994, fecha en la que se firmó el TLCAN entre México, EE.UU. y Canadá. Una relación que toca además de los aspectos económicos, energéticos y comerciales, la agenda político-institucional, así como la de seguridad y de política exterior.

En la esquina superior derecha vemos a Carlos Salinas de Gortari, George H. W. Bush y Brian Mulroney en la firma del TLC en 1994. FUENTE: El Economista.

Para Isabel Studer, fundadora del Centro para el Diálogo y Análisis sobre América del Norte en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), los intercambios económicos eran prácticamente inexistentes antes de la firma del TLCAN. Entre 1993 y 2000, el valor del comercio bilateral se multiplicó por cinco, pasando de alrededor de 4,000 millones de dólares a casi 22,000, siendo Canadá el segundo mercado de exportación de México después de EE.UU; mientras que México es para Canadá el quinto mercado de exportación después de la Unión Americana, Reino Unido, Japón y China. Las cifras también nos señalan que Canadá es la cuarta fuente de inversión extranjera directa en México y que su cartera está distribuida en sectores como las finanzas, seguros, industria automotriz, aeroespacial y minería, entre otras.

Si bien el TLCAN ha sido el puntapié que ha permitido despegar notablemente las relaciones económicas y comerciales entre ambos países, también ha hecho que México se haya convertido en la relación más importante que Canadá tenga con el resto de América Latina. Ha sido la puerta de entrada a millones de productos canadienses que buscan diversificar su comercio de EE.UU. y que pueden utilizar la extensa red de TLC que México tiene suscrito con más de 44 países. Precisamente, Canadá se ha beneficiado del Acuerdo Global que México tiene pactado con la Unión Europea (UE), pues hasta ahora, los canadienses no han concluido las negociaciones de un esquema de comercio preferencial con el viejo continente.

FUENTE: Protocolo: Foreign Affairs and Lifestyle.

Quizás vale la pena mencionar el mensaje que deja Carlos Represas, presidente para Latinoamérica de la empresa aeroespacial Bombardier en México y Oscar Vera, asesor económico sobre la relación México-Canadá: “La relación ha florecido de manera espontanea e inusitada en los últimos años pero no se ha contado con una estrategia concertada al más alto nivel político. Se requiere poner en sintonía los esfuerzos gubernamentales, empresariales, tecnológicos, financieros y comerciales para que se traduzca en una verdadera alianza estratégica”.

Uno de los instrumentos más innovadores de esta relación multivariada y multifacética ha sido el establecimiento de la Alianza México-Canadá (2004) que revisa temas en torno al comercio, inversión, energía, medio ambiente y capital humano, entre otros. Sin embargo, hay que señalar que los asuntos de seguridad también han impactado negativamente la agenda de competitividad de América del Norte, pues después de los ataques terroristas del 2001 en EE.UU; la práctica económica de la región tuvo que quedar aparejada a los criterios establecidos por la superpotencia herida y vulnerada.

Todo un cúmulo de experiencias positivas y novedosas forman parte del portafolio bilateral México-Canadá. Sin embargo, también hemos atestiguado mayores descalabros que denotan falta de voluntad política y liderazgo como aquel relacionado con la imposición de visas por parte de Canadá a México. Un evento vinculado al incremento notable de las solicitudes de asilo procedentes de mexicanos. Dejemos que el tiempo haga su trabajo y no perdamos de vista que México estrena un nuevo embajador en Canadá ¡Los múltiples retos que tendrá que enfrentar Francisco Suárez Dávila!

En entrevista con Once Noticias, el Embajador Fernando Suárez Dávila habla sobre la Alianza México – Canadá.

FUENTE: YouTube

AMÉRICA DEL NORTE ¿ENTRE EL BILATERALISMO Y/O TRILATERALISMO?

Las relaciones México-Canadá no se pueden entender si las descontextualizamos de la integración de América del Norte. El tema de la relación bilateral pasa por la necesidad de preguntarse a 20 años de la firma del TLCAN ¿Qué es la comunidad de América del Norte y qué quiere ser en el siglo XXI? ¿Tenemos el interés de expandir la relación trilateral o mejor escogemos la vía que más hemos utilizado y nos hace sentir cómodos la cooperación bilateral para sortear los problemas de la región?

El futuro de América del Norte pasa por la relación México-Canadá. Sin embargo, el espinoso tema del vecino común ha nublado en muchas ocasiones nuestra capacidad proactiva para dinamizar las relaciones bilaterales. Tanto México como Canadá encuentran en EE.UU. su vecino más importante y relaciones altamente complejas y asimétricas que obstruyen el desarrollo de las potencialidades de la relación bilateral. Por otro lado, EE.UU. la todavía superpotencia mundial, está muy atosigada con asuntos de carácter geopolítico y estratégico global y con la crisis económica que no le permiten despuntar y que han hecho descuidar y postergar las prioridades trazadas por la relación trilateral.

Entre muchos otros, hay tres asuntos pendientes que siguen preocupando en la comunidad de América del Norte y que roban la atención desde el punto de vista mexicano. Las sendas dispares para cultivar el “trilateralismo” optando más bien por apostarle a la “relación especial” entre Canadá y EE.UU. o bien la relación entre México y EE.UU; y dejando de lado la aspiración teórica y práctica de seguir construyendo una auténtica comunidad regional. Las negociaciones individuales con nuestro vecino compartido tampoco nos van a llevar a enfrentar con mucho éxito un segundo desafío: la pérdida de competitividad de nuestra región frente a otros participantes de la economía mundial, una agenda hasta ahora relegada a diversas causas, coyunturas e intereses de corto plazo.

FUENTE: Rebelion.org

Así como México debería de ser uno de los países más interesados en defender el “espíritu trilateral” de la integración con EE.UU. y Canadá y evitar la desunión de América del Norte, la cuestión de las asimetrías entre los tres países también se ha convertido en un puntal desfavorable para nuestro país, el eslabón más débil de esta cadena. Desde un principio el TLCAN no consideró fondos de cohesión al estilo Unión Europea (UE) para apoyar la nivelación de sus socios menos desarrollados y con ello se afianzó el estigma de que México era el patio trasero de EE.UU. Sin embargo, a 20 años de la firma del TLCAN, la voluntad política no se ha movido para enfrentar este gran pendiente que nos resta peso y talla en el mundo.

Hay varias evidencias que nos señalan que no prevalece el interés por construir una verdadera comunidad de América del Norte. El TLCAN ha sido un punto de partida en este largo recorrido pero los divisores y la falta de liderazgo estratégico se han apoderado de los dispersores de esta relación trilateral. La última de ellas: la decisión de EE.UU. de excluir a México y Canadá de las negociaciones para construir una especie de TLC con la UE ¿En verdad prevalece la Comunidad de América del Norte cuando EE.UU. decide no invitar a sus socios estratégicos?

FUENTE: Nuklear Noticias

 @RinaMussali

LA CANDIDATURA FALLIDA DE MÉXICO ANTE LA OMC. PARTE II.

EL PROCESO DE SELECCIÓN ¿REFLEJO DE UN NUEVO ORDEN ECONÓMICO MUNDIAL? 

Nueve países presentaron candidaturas oficiales para obtener el puesto superior de la OMC. Kenia, Ghana, Costa Rica, Jordania, Indonesia, Corea del Sur, Nueva Zelanda, México y Brasil se disputaron para dar a conocer su visión sobre el futuro de esta organización que ha estado moribunda y en declive, debido principalmente al estancamiento de la Ronda de Doha. En una última ronda de consultas, Herminio Blanco, uno de los principales negociadores del TLCAN perdió frente a Roberto Azevedo, el diplomático de carrera brasileño, quien fue representante de su país ante el organismo mundial desde el 2008.

 

Para muchos una carrera abierta entre una cara habitual y bastante conocida contra una figura nueva y desacostumbrada de lidiar con los entrecejos de la política comercial multilateral. En esta ocasión el apoyo de EE.UU. y los 27 países de la Unión Europea más Croacia no rindieron los frutos esperados para México. Precisamente, Herminio Blanco buscaba deslavar la etiqueta impuesta como el candidato de los países ricos contra aquella de Azevedo que se identificaba con la voz de los países emergentes y en menor desarrollo, países que ahora motorizan la economía mundial en un contexto de crisis estructural de los países industrializados.

Más allá de contar con una radiografía específica de votos por regiones y países, Brasil presume haber contado con la anuencia de China, India, Rusia y Sudáfrica y con las simpatías de los países del ALBA, Mercosur y la mayoría de la UNASUR, una América Latina que volvió a probar los sinsabores de la división debido a los diferentes proyectos políticos y económicos que imperan. Llamó mucho la atención que Costa Rica, México y Brasil no se hayan puesto de acuerdo para apoyar una candidatura única y común proveniente de Latinoamérica; que se hayan dejado crecer estas postulaciones sin negociaciones eficaces que pusieron al desnudo la falta de unidad y cohesión entre nuestros países.

Sede de la Organización Mundial de Comercio en Ginebra. Fuente: China Daily.

Sin embargo, la designación de Roberto Azevedo al frente de la OMC refleja el nuevo reordenamiento económico mundial que se ha destapado con mayor fuerza ante los embates de la crisis financiera del 2008. Una nueva correlación política de fuerzas en la que China tiene más peso y talla en la economía mundial y empodera su quehacer diplomático para decidir quien dirigirá la OMC. Como quiera que sea, esta experiencia nos deja una reflexión a los mexicanos ¿Cómo nos miran en el mundo? Al parecer nuestro país es percibido bajo el anclaje de América del Norte, un hecho que no puede desmentir la apertura comercial ejemplar que hemos logrado pero que no ha sido suficiente para detonar un mayor desarrollo o para evadir otras responsabilidades. Hoy nuestra estrategia debe ser múltiple y simultánea, las apuestas deben diversificarse, pues ha quedado claro que un México arrinconado a EE.UU. ya no da los mismos dividendos que en el siglo XX.

Otro ingrediente decisivo que favoreció al candidato brasileño fue el respaldo institucional que Itamaraty ha desarrollado con los países de África, una política proactiva y definitoria de lo que Brasil busca ser en el mundo del siglo XXI: un actor de peso en la toma de decisiones internacionales. Su notable presencia política y económica le dieron la posibilidad de seducir a la mayoría de los países del bloque africano que pertenecen a la OMC. Además de sus lazos culturales con sus ex colonias portuguesas, Brasil ha participado en misiones de paz de la ONU y ha ensanchado su apetito político y económico con su creciente red de embajadas y política de cooperación agresiva. En contraste, México se ha quedado rezagado, nuestra salida del G77 y China en la ONU y nuestra cara puesta en el TLCAN y la OCDE nos han marginado de un continente de gran importancia.

Los mexicanos nos deberíamos de preguntar si la carta del TLCAN se materializó de manera positiva para atraer nuevos votos hacia la candidatura de Herminio Blanco. Aunque debemos de considerar los grandes resultados que drenó este arreglo institucional durante los primeros años, hoy a 20 años de su firma, este tratado se encuentra desangelado ante la perdida de competitividad regional frente a otros circuitos económicos y comerciales mundiales. Los contextos son otros, el lanzamiento de la postulación de Herminio Blanco ante la OMC no se desarrolló en el transcurso de la década de los noventa, a partir de entonces han pasado muchas otras cosas que nos explican porqué Brasil le ganó la partida a México: el arribo de China como la segunda economía del mundo, sellando la era del Pacifico y despidiendo la hegemonía en el Atlántico.

ROBERTO AZEVEDO ¿REVIVIR LA RONDA DE DOHA?

Roberto Azevedo el próximo director general de la OMC encontrará su primera prueba de fuego con la celebración de la conferencia ministerial en Bali en diciembre del 2013, la llave para reimpulsar las negociaciones fallidas de la Ronda de Doha que buscan liberalizar el comercio mundial. Las largas e inconclusas negociaciones de la Ronda de Doha ni siquiera pudieron dar un giro de timón con el paquete propuesto por Pascal Lamy en julio del 2008, fallando nuevamente en la tarea de doblegar los fuertes intereses proteccionistas de Europa y EE.UU.

La Ronda de Doha es la ronda de negociaciones comerciales más reciente entre los Miembros de la OMC. Tiene por objeto lograr una importante reforma del sistema de comercio internacional mediante el establecimiento de medidas encaminadas a reducir los obstáculos al comercio y de normas comerciales revisadas. Fuente: World Trade Organization.

La complejidad de las negociaciones y los fuertes intereses imbricados en la agenda de Doha entre países avanzados y economías emergentes han conducido a la OMC a un callejón sin salida, una institución que ha perdido rumbo y ha estado tambaleante en liderazgo. Países desgastados y fatigados por la dificultad de tomar decisiones por “consenso” y ahora golpeados por las afectaciones de la crisis económica que han terminado por desinflar las perspectivas más realistas en torno a la conclusión final de este periodo de negociaciones. Ante este escenario ¿Cuáles son los retos que tendrá que enfrentar Roberto Azevedo? ¿Inyectarle más oxígeno a la Ronda de Doha, dotar a la OMC de la confianza y credibilidad perdida y detener el renovado contagio proteccionista en un momento de vulnerabilidad económica mundial?

LA CANDIDATURA FALLIDA DE MÉXICO ANTE LA OMC. PARTE I.

Mantener la presencia de México en organismos regionales e internacionales y favorecer postulaciones y candidaturas para conquistar nuevos espacios en la toma de decisiones ha sido una aspiración perseguida por la Cancillería y la política exterior de México. En este rubro, las noticias no son alentadoras. Nuestro país ha perdido espacios de primera importancia en la escena internacional, perdimos el puesto a la OEA con Luis Ernesto Derbez, el FMI con Agustín Carstens, la OMS con Julio Frenk y la Organización Panamericana de la Salud con Jaime Sepúlveda. Ahora una nueva candidatura fallida, la de Herminio Blanco para la OMC.

Herminio Blanco, candidato de México a la Dirección General de la OMC. Entre los puestos que ha ocupado se encuentran: Jefe negociador del TLCAN, Jefe negociador de México en la Ronda Uruguay, además de Secretario de Comercio y Fomento Industrial durante el sexenio de Ernesto Zedillo. Fuente: El Economista.

Si bien las designaciones de José Ángel Gurría en la OCDE y la de Bernardo Sepúlveda a la CIJ, nos dan un soporte que ha venido acompañado de la membresía que logramos en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembros no permanentes, los mexicanos estamos obligados a hacer una lectura crítica para desmenuzar los factores que sellaron la victoria de Brasil y la derrota de México. Si utilizamos la vara del libre comercio resulta contradictorio que Roberto Azevedo se haya erigido en el nuevo sucesor del francés Pascal Lamy. Mientras que México tiene firmado una docena de acuerdos de libre comercio con 44 países y ha puesto en práctica una política aperturista e integracionista, Brasil ha sido portador de un apego proteccionista que no lo hacen presentar sus mejores cartas credenciales para dirigir la organización que vela por la apertura del comercio.

Roberto Azevedo, el recién electo Director General de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Entre los puestos que ha ocupado en el Ministerio de Exteriores de Brasil se encuentran: Subjefe del Gabinete de Asuntos Económicos,  Jefe de la Unidad de Solución de Controversias, Director del Departamento de Asuntos Económicos y Viceministro de Asuntos Económicos y Tecnológicos. Desde 2008, se desenvolvió como representante de Brasil en Ginebra ante varias instituciones internacionales, incluyendo la OMC. Fuente: Glovovisión

El reclamo que la UE y otros países avanzados le han hecho al gigante sudamericano ha sido emblemático, justamente cuando la eurozona busca estimular su comercio exterior para superar la recesión económica y paliar los preocupantes niveles de desempleo. Brasil -la sexta economía mundial-, ha aumentado los aranceles sobre miles de productos importados para proteger su industria nacional, un país que no actúa en soledad y que se ve acompañado de la tendencia de cerrar mercados y erigir murallas para restringir el comercio tal y como lo han venido haciendo el Mercosur y los otros países BRICS. Un fuerte oleaje proteccionista que nos recuerda las consecuencias dilatorias para salir de la crisis, al haber aplicado la Ley Smooth-Hawley en la década de 1930, en la cual EE.UU. incrementó sus aranceles en 50% y acarreó un efecto contagio en otros países del mundo.

Fuente: CNNExpansión

Brasil y México se han insertado de manera disonante en el proceso globalizador. Rivalidad, competencia y al mismo tiempo cooperación forman parte de la ecuación bilateral que nos hace disputar la hegemonía por América Latina. Siendo dos países alejados culturalmente y con historias distintas, también hemos conceptualizado de manera divergente la política exterior y las apuestas comerciales que han emanado del bloque geopolítico al que se pertenece. Brasil concentra su atención en el Mercosur y México ha labrado su alianza económica con América del Norte, a través del TLCAN.

La competencia entre Herminio Blanco de México y Roberto Azevedo de Brasil pusieron sobre la mesa el duelo disputado entre los dos gigantes de América Latina. Una relación conflictiva y recelosa que también se ha podido expresar con la falta de voluntades y consensos para avanzar en un Acuerdo Económico de Asociación Estratégica entre ambos países. Una discusión que ha despertado dudas y una oposición abierta de las cúpulas empresariales brasileña y mexicana.

Para conocer más sobre este tema, te invito a ver Vértice Internacional el próximo martes 21 de mayo a las 21 hrs. por el Canal del Congreso